18 de enero de 2017 Última actualización 5 de dic, 2016 - 19:41

Si no compras a tus amigos, no compres a tu perro o gato

Publicado en vivir mejor
Leído 5892 veces
Valora este artículo
(2 votos)

Vivimos en una sociedad tan enrarecida que nos empuja a pagar cantidades importantes de dinero cuando decidimos compartir nuestra vida con un perro o un gato, muchas veces apelando a nuestro miedo, capricho o desconocimiento.

¿Comprar o adoptar?

Una vez tomada la importante decisión de compartir nuestra vida con animal, sopesando nuestras circunstancias y aptitudes, todos los beneficios físicos y emocionales que nos aportan los animales y responsabilizándonos de los posibles problemas que vayan surgiendo, algunas personas se plantearán ¿comprar o adoptar?.

Ante esta pregunta mucha gente tienen claro que adoptar no es una opción ya que consideran más seguro comprar, pero ¿por qué?.
Si analizamos bien esta decisión, nos daremos cuenta de que se tiene la idea equivocada de que un animal de un centro de acogida será agresivo, estará enfermo o incluso será “feo”, lo que demuestra un gran desconocimiento y una gran manipulación por parte de personas que se lucran comerciando con seres vivos, a pesar de que cientos de ellos son sacrificados cada día muy cerca de nosotros.
No somos conscientes de que el hecho de que los centros de adopción de animales estén desbordados, no es un problema de los animales, que son feos o malos, sino por un problema de las personas que abandonan, que son las que realmente suelen ser agresivas o porque no decirlo, malas.

Por lo tanto, debemos tener claro que los perros y gatos de centros de acogidas no suelen terminar ahí por su “culpa”, como se tiende a pensar, sino por haber tenido la mala suerte de caer en manos de personas irresponsables, crueles o desequilibradas.


Según palabras de Héctor Ovejero, proteccionista animal desde hace más de 8 años: 'Adoptar un perro o un gato es un ejercicio de amor hacia los animales, pero también de responsabilidad que requiere de un asesoramiento previo', es por esto que de una manera desinteresada, orienta a personas que quieren adoptar en vez de comprar. Si necesitas asesoramiento (gratuito) sobre como adoptar un perro o gato, puedes contactar con él en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¿Qué tipo de animales encontramos en un albergue o refugio de animales?

  • Cachorros: encontraremos un montón de cachorros abandonados. Muchos dueños irresponsables, que aún hoy recelan de la esterilización de los animales, se encuentran con camadas de animales que no pueden mantener, incluso en repetidas ocasiones. Esos cachorritos, con suerte serán abandonados en un centro de acogida, porque en otras muchas ocasiones son tirados a contenedores o abandonados junto a carreteras.
  • Animales adultos: increíblemente muchas personas abandonan a sus amigos y compañeros de viaje cuando llegan a la vejez por no querer asumir los problemas que acarrea esta etapa del animal, sin tener en cuenta el grandísimo sufrimiento que les causa el abandono y la separación de las personas con las que habrán creado un vínculo vital.
  • Perros grandes: muchas otras personas, compran perros que cuando son cachorros son preciosos, manejables y graciosos, sin tener en cuenta que ese animal crecerá. Un perro bien educado y respetado, será cada vez más precioso y manejable por mucho que crezca, pero si no lo educamos bien y obviamos sus necesidades, quizá deje de ser fácil de manejar, a lo que muchas personas responden con el abandono, en vez de con educación y dedicación.
  • Perros de cazadores: los cazadores que se suelen llamar así mismos grandes amigos de los animales y la naturaleza, representan el porcentaje más elevado entorno al tráfico, abandono y maltrato animal. Suelen tener un gran número de animales que utilizan para sus cacerías, y que abandonan una vez que pierden facultades para la caza, ya sea por lesiones o por vejez. También suelen cruzar a sus “mejores perros”, teniendo cada año camadas de animales para elegir entre ellos el que consideran más adecuado para su “hobbie”, abandonando o sacrificando al resto en el mejor de los casos. No todos los cazadores se comportarán de este modo, pero sí un grandísimo número de ellos, haciendo gala de una supuesta superioridad que les hace despreciar la vida ajena.
  • Perros con problemas emocionales: los perros y gatos no son personas, y muchas veces se comete el error de humanizarlos y tratarlos como si tuviesen nuestras mismas necesidades. La convivencia con los humanos les pueden causar multitud de trastornos sobre todo psicológicos, ya que muchas veces no se respetan sus necesidades de juego, relación con otros perros, actividad física, aprendizaje o incluso alimentación. Todo esto puede dar lugar a perros con problemas de comportamiento de cualquier tipo, que terminan en el mejor de los casos en centros de acogida, a pesar de que muchos de estos problemas son fácilmente corregibles con conocimiento, cariño y dedicación.
  • Animales maltratados: muchas personas que nos rodean, muchas más de las que creemos, disfrutan con el sufrimiento animal y se divierten torturando perros o gatos, despreciando cualquier tipo de vida animal que cae en sus manos. Muchos animales en centros de acogida han vivido encerrados en jaulas o cajas, han sido quemados, apaleados, mutilados y torturados en repetidas ocasiones. Pero a pesar de esas terribles experiencias, los perros siempre viven el presente y siguen confiando en un buen compañero que les de una segunda oportunidad para vivir en libertad.
  • Galgos y podencos: los galgos son una raza especialmente castigada por el mero hecho de poseer la cualidad de correr mucho. Son torturados y abandonados impunemente tanto por cazadores como por profesionales de las carreras. Para hacernos una idea, una práctica común es atar al animal a una moto y hacerlo correr hasta el límite de sus posibilidades, el perro que sobreviva se ganará una vida de entrenamiento militar hasta que pierda facultades, el que flaquee será arrastrado por la moto y abandonado en una cuneta o atado a un árbol malherido.


Conclusiones:

Comprar un gato o un perro no te garantiza que ese animal vaya a ser más sano, más bueno ni más 'bonito' que un animal adoptado, incluso muchas veces ocurre lo contrario, ya que esas cualidades son determinadas por su educación, sus hábitos, su alimentación y su entorno equilibrado, pagues o no pagues por ese animal.

En un refugio o centro de acogida de animales encontrarás gatos y perros de todo tipo y seguro que existe más de uno perfecto para ti:

  • Podrás elegir entre una gran variedad de cachorritos, si es que quieres vivir la experiencia completa
  • Encontrarás animales adultos, tranquilos y serenos que te ahorrarán las típicas trastadas de la infancia
  • Encontrarás razas pequeñas y razas grandes de perros
  • Si prefieres optar por una raza en concreto que consideras más adecuada para tu forma de vida, encontrarás multitud de animales de las razas más habituales y cotizadas en el mercado: cocker, boxer, pointer, braco, galgo, beagle, dogo, labrador, pastor alemán, setter, terrier...
  • Encontrarás personas responsables que te aconsejarán acerca del animal que mejor se adapte a tus necesidades, y además te asesorarán con respecto a las claves para su salud y adaptación
  • Aunque muchas protectoras ofrecen la posibilidad de 'acoger' a un perro o gato temporalmente mientras se le encuentra un hogar definitivo, nosotros no somos partidarios de esa práctica ya que aunque puede resultar cómoda, no es buena para el perro que puede sentirse abandonado una y otra vez si va de casa en casa de acogida temporal.
  • Adoptando un animal de un centro de acogida salvas dos vidas, la de tu nuevo amigo, y la de otro que podrá ocupar su lugar en ese centro
  • Sobre todo tendrás la suerte de encontrar un buen amigo, que a su vez tendrá la gran suerte de recibir una segunda oportunidad para vivir dignamente, y además, ya sabes que las mejores cosas de la vida son gratis.

Enlaces que te pueden interesar:

  • FENIXCAN: Centro de acogida de perros y gatos en la sierra de Madrid
  • NUEVA VIDA: Albergue de perros y gatos y red de casas de acogida
  • PROTECTORA BCN: Protectora de animales en Barcelona
  • ANIMANATURALIS: Defensa de los animales y denuncia del maltrato
Elena Cibrián

Con tu decisión y mi orientación trabajaremos para recuperar tu bienestar desde la naturopatía.

Soy naturopata y nutricionista con estudios complementarios de Quiromasaje, Iridología, Terapia Ortomolecular, Oligoterapia, Psicología del color y Aromaterapia entre otras.
Con mi experiencia y formación he podido comprobar que el equilibrio perdido se puede recuperar muchas veces de forma más sencilla de lo que pensamos. Muchas veces solo es cuestión de recuperar la visión global de uno mismo y dar los pasos adecuados.

Website: www.tunaturopata.es Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Más en esta categoría: No te olvides de respirar »

En nuestra ecotienda:

  • Triptofano
  • Sal del Himalaya
  • Aceite puro de caléndula
  • Plata coloidal
  • Citrato de Magnesio
  • Aceite de coco BIO
  • Spirulina
  • Tintura de equinacea BIO
  • Lota Nasal
  • MSM

Más artículos

Papiro de Faraones, vivos y muertos

Es tanta la fama de los antigu...

Equilibrio de pH en sangre: los pel…

El equilibrio del Ph de la san...

Equinácea para fortalecer tus defen…

La equinácea es una planta nat...

Pros y contras de la dieta vegetari…

Entendemos por dieta vegetaria...

Piedra de alumbre

Dentro del mundo ecológico y n...

Si te gusta este portal, dale al "me gusta"... ¡gracias!