23 de enero de 2017 Última actualización 5 de dic, 2016 - 19:41

Ginseng para recuperar el equilibrio energético

Publicado en magia y tradición
Leído 15780 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Cuando hablamos del ginseng nos referimos a la raíz de una gran planta que puede medir cerca de 3 metros y con llamativos frutos rojos, al Panax Ginseng o Ginseng coreano. También existen el Ginseng americano y Ginseng siberiano.

También se cultiva en zonas Siberia (eleuterococo), pero este es el ginseng con menor concentración de principio activo (menor efectividad).
El nombre de su género científico “panax”, proviene del término griego “panakerira”, que significa “Diosa que cura todos los males”.

Las propiedades del ginseng, es decir, su principio activo, se concentra sobre todo en su raíz, que por cierto, se parece mucho a la raíz de la mandrágora (en forma). De ambas raíces (ginseng y mandrágora) curiosamente se decía que adoptaban forma humana, ya que suelen encontrarse divididas en dos, como si desarrollasen 2 piernas, lo que añadía aún más “encanto” a las propiedades de ambas raíces.

Desde hace mas de 7000 años y hasta la actualidad, en la medicina tradicional china, el ginseng es una de las plantas más apreciadas y más consumidas, en parte porque una de sus cualidades más importantes es la de mantener el equilibrio entre el yin y el yang del organismo. Su consumo es muy común en los países orientales (China, Corea, Rusia..), tanto para usos medicinales como culinarios, y en los países europeos y americanos aumenta poco a poco su consumo por sus apreciadas propiedades.

Según la tradición mágica que envuelve al ginseng, este tenía la propiedad de inducir al deseo sexual con solo tomarlo en infusión, y además rompía hechizos, ahuyentaba a los malos espríritus y a la vez otorgaba belleza a quien llevase encima una pequeña porción de su raiz. También era tradición pedir un deseo arrojando una raiz de ginseng en contra de una corriente de agua, para asegurarse de que el deseo sería cumplido.

Durante la II Guerra Mundial y Guerra Fría, se investigaron varias plantas y sustancias especiales que tuviesen la cualidad de mejorar las capacidades físicas de atletas y sobre todo, soldados. Durante la investigación, los científicos rusos acuñaron el término adaptógeno para describir el conjunto de propiedades del Ginseng siberiano (eleuterococo), y hoy por hoy se aplica a toda sustancia que tiene las mismas características. El término adaptógeno se refiere a toda sustancia que ayuda al organismo a adaptarse a condiciones de estrés interno o externo, así como a temperaturas extremas y a sobreesfuerzos físicos o mentales, o incluso a la radiación.

El Panax Ginseng contiene vitaminas del grupo B y C, aminoácidos y sales minerales esenciales como el fósforo y el magnesio. También contiene fitoestrógenos, cuyo efecto es similar a los estrógenos femeninos, por lo que un consumo moderado puede ayudar en casos de desequilibrios hormonales, ya sea durante la pubertad, la madurez o el periodo de menopausia.

A diferencia de las plantas estimulantes, como el café o el guaraná, el Ginseng no produce excitación o nerviosismo, sino que equilibra la energía del cuerpo, estimulando en casos de depresión, tristeza o agotamiento, y produciendo un efecto sedante en casos de estrés o ansiedad.

Al igual que ocurre con la energía, el Ginseng también equilibra la presión arterial y la temperatura corporal, lo que se conoce comúnmente como efecto “tónico”.

Los términos, ginseng blanco, marrón o rojo, al igual que ocurre con la planta del té, hacen referencia al proceso de fermentación o desecación de la planta, pero todos cualquiera de estos procesos respetan las propiedades del ginseng, por lo que no alteran su efectividad ni propiedades. El ginseng blanco se refiere al ginseng “fresco”, cuando su raíz acaba de ser recolectada. El ginseng marrón hace referencia al ginseng seco. El ginseng rojo es el que ha sufrido un proceso de vaporización y desecado al sol.

Como resumen podríamos decir que el ginseng mejora la actividad cerebral, la memoria y la resistencia física. Reequilibra la energía del organismo, reforzando el funcionamiento de los órganos, así como también actúa como tónico sobre la circulación sanguínea, ayudando a reducir la tensión alta y aumentando la tensión baja.

En nuestra ecotienda tenemos tintura pura de ginseng de producción ecológica.

 

ElHerbolario.com

Esta revista digital es un espacio de información basada en enfoques alternativos sobre salud y bienestar.
Nuestros contenidos son propios y originales, si deseas compartirlos, cítanos como fuente.
El Herbolario.com no promueve la auto-medicación, no pretende sustituir las opiniones de profesionales específicos a cada área, ni sus diagnósticos ni tratamientos.
Ante cualquier duda, consulta con tu médico especialista.
Por favor, utiliza esta información de manera responsable.
Gracias por seguirnos.

Website: www.elherbolario.com Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En nuestra ecotienda:

  • Triptofano
  • Sal del Himalaya
  • Aceite puro de caléndula
  • Plata coloidal
  • Citrato de Magnesio
  • Aceite de coco BIO
  • Spirulina
  • Tintura de equinacea BIO
  • Lota Nasal
  • MSM

Más artículos

La fibra, mucho más que un laxante

Todos los expertos en salud y ...

Ley de Perros Potencialmente Peligr…

¿Qué es la Ley PPP? Es la form...

¿por qué envejecemos?

El envejecimiento o senescienc...

Productos cosméticos, ¿respetuosos …

Los productos cosméticos y de ...

Si te gusta este portal, dale al "me gusta"... ¡gracias!