30 de octubre de 2020 Última actualización 28 de dic, 2018 - 12:36

El fin de una etapa y el comienzo de otra, sin complejos
Todas las mujeres a partir de los 45 años aproximadamente experimentan un cambio hormonal importante y natural que en muchos casos suele ocasionar molestias, pero que en ningún caso es una enfermedad ni debe considerarse como un hecho negativo. Se deben tomar medidas para minimizar los síntomas y sobre todo, debemos estar bien informados, tanto la propia mujer como sus familiares porque existen muchas lagunas y algún tabú al respecto. Vamos a explicar por qué se produce este cambio en el cuerpo femenino y algunos consejos para paliar sus síntomas y vivirlos sin complejos.

Aplicación: Aplicar mediante friegas en el pecho durante los sofocos. También se recomienda aplicar mediante un masaje entre los dedos de los pies.

Consejo: Utilizar ropa cómoda, fresca, ligera y de fibras naturales (lino, algodón...). Evitar los cambios de temperatura y las situaciones de estrés. Realizar ejercicios de respiración pausada (meditación, yoga, tai-chi, chi-kung...). Seguir una alimentación con frutas y verduras frescas, sin alcohol ni café, y evitando la grasa animal.

  • Receta de aromaterapia:10 gotas de Aceite puro de Hipérico + 5 gotas de aceite esencial puro de Salvia o Hisopo + 5 gotas de aceite esencial puro de Lavanda o Palmarosa + 1 gota de aceite esencial puro de Menta.
  • Tintura madre: tomar 4 ml al día de tintura 'Femiplan' (valeriana, manzanilla, salvia, diente de león, yan salvaje y abedul) disueltas en agua o zumo natural.

Puedes encontrar todos estos productos ecológicos en nuestra ecotienda >>

Metabolismo lento o rápido, metabolismo basal, metabolismo que nos hace engordar, adelgazar, crecer, soñar o tiritar... Vamos a descubrir en qué consiste el metabolismo y por qué tiene relación con las dietas de adelgazamiento entre otras cosas.

¿Qué es el metabolismo?

El metabolismo es el conjunto de reacciones químicas vitales y complejas de nuestro organismo, mediante las que se consume o se genera energía. Son reacciones a nivel celular mediante las que se transforman los nutrientes obtenidos de los alimentos en el “combustible” necesario para que tengan lugar otras reacciones químicas.

La edad es un factor muy importante en el metabolismo, ya que disminuye a lo largo de la vida, es decir, un recién nacido consume el doble de energía que un anciano. El sistema endocrino es el encargado de segregar las hormonas que controlan las reacciones químicas del metabolismo, por eso una alteración en la secreciónde ciertas hormonas puede hacer que nuestro metabolismo no funcione correctamente (hiper/hipo-tiroidismo).

Calorías y ATP

El ATP (Adenosín-trifosfato) es el nombre que se da a ese “combustible” o energía química necesaria para que tengan lugar todas las reacciones celulares de nuestro organismo, y el ATP se genera gracias a las calorías (1Kcal = 1000 calorías) que ingerimos de los alimentos.

Esta energía (ATP) es la base de nuestra vida, ya que hace posible que movamos nuestros músculos, que circule nuestra sangre y obtengamos calor, además de ser la responsable de la formación de nuevas células.

Las calorías que nuestro organismo no necesita consumir para generar ATP, se almacenan en forma de grasa corporal.

Catabolismo y Anabolismo

El metabolismo se divide en dos procesos incesantes:

Catabolismo: es la reacción química que tiene como finalidad degradar y descomponer los nutrientes (grasas, hidratos de carbono y proteínas) para obtener energía. Mediante la digestión se producen reacciones catabólicas gracias a las enzimas. Esta degradación produce sustancias de desecho que son eliminados gracias a nuestra piel, los riñones o los intestinos. El catabolismo produce ATP.

Anabolismo: es la reacción mediante la cual se forman nuevas células y moléculas complejas a partir de otras simples. Por ejemplo el anabolismo se encarga de crear proteínas o grasas útiles para nuestro organismo (a partir de grasas o proteínas obtenidas de los alimentos). Esta reacción consume ATP.

 

Dietas de adelgazamiento y metabolismo

Es muy común relacionar el metabolismo con nuestra alimentación y con nuestro peso corporal, y es que en realidad tiene mucho que ver. Tal y como hemos explicado anteriormente, la “energía” (calorías) que no consumimos será almacenada por nuestro organismo, por lo que entonces es muy interesante conocer cuánta energía consume nuestro cuerpo para así saber cuánta “energía” necesitamos ingerir y esa es realmente la pregunta del millón...

Cada organismo consume una cantidad de energía para los mismos procesos, al igual que cada modelo de coche tiene un consumo diferente, por ejemplo y siguiendo con la metáfora, unos modelos de coche consumen 3 litros cada 100 kilómetros y otros consumen hasta 5 litros para los mismos 100 kilómetros. Este consumo energético en el organismo humano se valora mediante el metabolismo basal, que es la cantidad de energía consumida por una persona en estado de reposo, es decir, la energía mínima necesaria para que lata nuestro corazón, para realizar la digestión o mantener nuestra temperatura.

Cuando una persona en reposo, consume muy poca energía se dice que tiene un metabolismo (basal) lento, y será entonces una persona con más tendencia a engordar. Por el contrario, cuando el organismo de una persona en reposo consume mucha energía, se dice que tiene un metabolismo (basal) rápido, y suelen ser personas delgadas independientemente de su dieta.

Existe una fórmula basada en datos genéricos (no tiene en cuenta peculiaridades) que nos ayuda a calcular nuestro metabolismo basal:

  • Hombres: 1 x (peso en kilos) x 24 (horas) = kcal. consumidas al día en reposo
  • Mujeres: 0,9 x (peso en kilos) x 24 (horas) = kcal. consumidas al día en reposo

Realizar deporte habitualmente influye considerablemente en el metabolismo, ya que si en estado de reposo un cuerpo consume por ejemplo 2000 kcal., realizando 1 hora de deporte, además de la actividad cotidiana, consumirá hasta 7000 kcal.

¿Por qué nos cuesta tanto adelgazar?

A pesar de la importancia de nuestro metabolismo basal, la culpa de los desórdenes en nuestro peso corporal suele ser producto de un desequilibrio entre la cantidad y calidad de alimento que ingerimos y la energía que gastamos. Según las cifras oficiales una persona de un país “desarrollado” gasta hasta 500 kcal menos al día que hace 50 años e ingiere aproximadamente 1000 kcal. más al día..., así que parece que se lo ponemos realmente difícil a nuestro metabolismo, ya que en general ingerimos mucha más cantidad de calorías de las que quemamos.

También debemos tener en cuenta que nuestro organismo tiende a adaptarse a las situaciones de crisis, por eso cuando realizamos una dieta severa, el cuerpo entiende que ha de ralentizar su gasto energético y almacenar más reservas en forma de grasa, y este es uno de los principales motivos por los que fracasan la gran mayoría de las dietas y se produce el 'efecto rebote'. Para evitar este efecto rebote o yo-yo, lo mejor es llevar una dieta sana y variada continua, como forma de vida. En caso de realizar una dieta puntual, es recomendable realizar algún exceso de vez en cuando; por ejemplo si de lunes a viernes cuidamos nuestra dieta baja en grasa y azúcar, el fin de semana es un buen momento para saltarse la dieta y darse algún que otro capricho.

Además, hay que tener en cuenta que la calidad de los alimentos de producción industrial no es la más adecuada. A parte de llevar una dieta rica en grasa animal y muy pobre en alimentos vegetales crudos (frutas y verduras), hoy en día se consume una gran cantidad de azúcar blanco refinado, presente casi en cualquier alimento procesado industrialmente, y no hay que olvidar que esta sustancia es en parte una de las responsables del problema de obesidad actual. Si prestas atención a los ingredientes de cada producto que compras en el supermercado observarás que incluso los que menos sospechas llevan azúcar, fructosa o edulcorantes artificiales, y los que no, llevan conservantes, antioxidantes, colorantes, además de residuos tóxicos procedentes de pesticidas y fertilizantes químicos. Aunque algunos de estos productos son inocuos, intervienen alterando los efectos de otras sustancias que si tienen valor nutricional.

Existen numerosos factores que afectan a nuestro peso corporal, entre ellos el metabolismo, la alimentación, los hábitos, la genética, el sexo, la edad, las horas de sueño, la salud de los órganos vitales y el sistema endocrino... y todos se deberían tener en cuenta a la hora de realizar una dieta de adelgazamiento. En general existen unos valores generales que debemos conocer para una buena nutrición, unos alimentos a evitar ya que son perjudiciales para la salud y el organismos  y unas recomendaciones precisas de cómo combinar los alimentos para digerirlos mejor, pero no existen secretos o soluciones rápidas aplicables a todas las personas por igual.

El sentido común, un organismo fuerte y sano, una dieta vegetal libre de grasa en exceso, azúcar refinada, sal y alcohol y una vida activa son los principales ingredientes para mantener un peso corporal saludable.

Aplicación: Masajear el abdomen y el pecho con fricciones circulares, en el sentido de las agujas del reloj, hasta notar que la zona se calienta.

Consejo: Comer plátano, cereales y frutos secos, evitar el estrés, pasear al aire libre y vestir ropa cómoda.Si la menstruación causa mucho dolor regularmente o el ciclo es irregular, es recomendable tomar perlas de aceite de onagra y aceite omega-3.

  • Receta de aromaterapia: 20 ml aceite de Aceite vegetal puro de almendras dulces + 3 gotas de AE salvia + 2 gotas de AE lavanda.
  • Tintura madre: tomar 20 gotas de tintura de Pasiflora (relajante) disueltas en agua o zumo natural, 3 veces al día.

Puedes encontrar todos estos productos ecológicos en nuestra ecotienda >>

Pasamos más de 5 años de nuestra vida, que se dice pronto, durmiendo, y es que dormir es una de nuestras actividades vitales. Durante nuestras horas de sueño, a pesar de que pueda parecer lo contrario, nuestro cerebro entra en una actividad frenética y se suceden cientos de procesos de vital importancia para nuestro organismo.

Son muchas las preguntas que podemos hacernos acerca de nuestras horas de sueño, y hoy por hoy, no todas tienen respuesta, pero si que se conocen muchas de las reacciones químicas que se desencadenan durante el sueño y sus fases, entre la que se encuentra la conocida fase REM.

Nuestras hormonas mientras dormimos

Por ejemplo, La Universidad de Quebec, en Canadá, ha determinado que cuando dormimos nuestro organismo produce un aumento de los niveles de vasopresina, que es una hormona que actúa conservando el agua en nuestro organismo, de tal manera que, gracias a este aumento, durante la noche no tenemos la necesidad de beber que tenemos durante el día.

Siguiendo con la secreción de hormonas, mientras dormimos también se libera la hormona del crecimiento o GH, que alcanza su cuota más alta en sangre a los 15-20 minutos de dormir profundamente. Los niveles de esta hormona son menores según vamos cumpliendo años, hasta que, a partir de los 50 años ya no segregamos hormona del crecimiento.

La melatonina es otra hormona que se comienza a segregar cuando se pone el sol y hace que tengamos ganas de dormir. Durante el sueño también aumentan los niveles de estrógenos, progesterona (hormonas sexuales), adenosinas (imprescindibles en la transferencia de energía) y neuropéptidos (aprendizaje, memoria y comportamiento sexual).

¿Aprendemos mientras dormimos?

Hasta los primeros años del siglo XX se creía que el cerebro por la noche estaba en un estado de “reposo”, de pausa que servía para recuperarse de la actividad del día, pero hoy por hoy se sabe que no es así, sino más bien todo lo contrario. Aunque no se conocen todos los procesos que se desencadenan durante las fases del sueño, lo que si sabemos, gracias al control de la actividad cerebral, es que durante el sueño se consolidan los conocimientos y recuerdos adquiridos durante el día, es decir, los recuerdos a corto plazo del hipocampo se “trasladan” a la corteza cerebral para ser almacenados como recuerdos a largo plazo. Por eso, el sueño es tan necesario para un buen aprendizaje, ya que hará que lo que hemos aprendido quede “grabado” en nuestro cerebro para siempre, al menos de un modo inconsciente.

Sueño y sexualidad

El psicoanálisis siempre ha defendido la teoría de que durante el sueño aprovechamos para dar rienda suelta a nuestro deseos sexuales tanto a nivel psicológico como físico, y por eso se producen erecciones, dilatación vaginal y aumenta la temperatura del clítoris; pero otra vertiente de estudios, aseguran que eso no es más que una consecuencia de la elevada actividad del sistema nervioso durante la fase REM, ya que no solo se estimulan los órganos sexuales, sino que también aumenta la presión sanguínea, la temperatura, el ritmo respiratorio y las pulsaciones, así como la actividad cerebral que da lugar a los sueños.

Las fases del sueño

Mientras dormimos vamos atravesando varias fases que se pueden dividir en 2, fase no REM y fase REM.

  • Fase no REM, también es conocida como la fase de ondas lentas, fase quieta o sueño ortodoxo.
    Dura aproximadamente entre una hora y dos, y se divide a su vez en 4 fases:
    • 1ª Fase es cuando acabamos de dormir y estamos en un estado de semi-vigilia. Si nos hablan quizá podamos contestar y aún respondemos a estímulos de sonido y tacto.
    • 2ª Fase comienza cuando nuestro cerebro se “desconecta” del entorno y dejamos de recibir estímulos. Nuestros sentidos están bloqueados para que podamos comenzar a descansar.
    • 3ª Fase, aquí los sentidos están completamente “desactivados” y se puede decir que comenzamos a dormir profundamente. Se reduce la actividad cerebral, la respiración y el tono muscular.
    • 4ª Fase completa lo iniciado en la 3ª fase, nuestro organismo reduce el tono musucular, las conexiones nerviosas, la respiración... y estamos profundamente dormidos. Aunque los sueños suelen comenzar en la siguiente fase, en la fase REM, en muchos casos se incian en esta fase, en la que se suele producir el sonambulismo, las pesadillas, los terrores nocturnos en niños o esa rara sensación de que nos caemos. En realidad todos estos fenómenos se han determinado por algunos estudios como “pequeños ataques epilécticos” producidos por pequeñas descargas eléctricas cerebrales que producen estas alteraciones del sueño.
  • Fase REM, también conocida como fase rápida, activa o sueño paradójico.
    REM son las siglas de Rapid Eye Movement, por lo que en castellano se suele conocer también como MOR (movimiento ocular rápido).
    Durante esta etapa el cerebro registra una actividad similar a cuando estamos despiertos y nuestros ojos se mueven rápidamente, pero en cambio dormimos profundamente y el tono muscular desciende completamente. Esta fase la dedicamos casi por completo a soñar. Estamos completamente paralizados, se cree que para evitar la interpretación de los suelos, aunque es muy común en esta fase sufrir sacudidas musculares. También es común sufrir alguna alteración del ritmo respiratorio o ritmo cardíaco.

Poco a poco la fase frenética REM desciende hasta volver a comenzar el ciclo desde la fase No REM. Durante la noche podemos completar 4 ó 5 ciclos seguidos.

Soñando

Durante la fase REM, la fase de los sueños, damos sentido a los sucesos del día y descartamos lo que no nos interesa, todo desde el subconsciente. Los sueños nos ayudan a comprender ciertos acontecimientos, a asimilar otros o superar nuestras inseguridades y miedos, todo ello disfrazado de secuencias o historias a las que muchas veces no sabemos dar senitdo. Soñar es muy importante para favorecer nuestra creatividad y consolidar nuestras emociones.

Por otra parte, como curiosidad os diremos que todo el mundo sueña a lo largo de toda la noche, al principio del ciclo tenemos sueños más ligeros, sencillos y cortos, pero en la fase REM tenemos sueños complicados, surrealistas o por el contrario de un gran realismo, pero en cualquier caso son sueños largos (20 min. Aprox.) y muy intensos, algunas personas son capaces de recordar más o menos detalles de sus sueños y otras personas no, pero todos soñamos mientras dormimos.

Más artículos

Propóleo para tratar infecciones y …

Aunque el propóleo no es una s...

Mi experiencia en el endocrino: com…

El endocrino es es el médico e...

Conociendo un centro budista, desde…

Es muy posible que cerca de tu...

Hidroterapia de colon para principi…

Oí hablar de eso de la limpiez...

¿Debilitan los antibióticos nuestro…

El uso de antibióticos revoluc...

En nuestra ecotienda:

  • Comprar Drenabe PLUS, para la retención de líquidos
  • Comprar Detox, superalimento
  • Comprar aceite de Ricino para las pestañas
  • Comprar Vitamina C
  • Citrato de Magnesio
  • Comprar Reishi
  • Spirulina
  • Comprar Colageno liquido
  • Comprar Alga Fucus
  • Comprar Arandano Azul

Si te gusta este portal, dale al "me gusta"... ¡gracias!