7 de December de 2019 Última actualización 28 de Dec, 2018 - 12:36

Quizá hayas visto en alguna ocasión un fruto parecido a la manzana pero mucho más pequeñito; pues bien, esas mini-manzanas seguramente en realidad fuesen acerolas, una de las frutas con mejores propiedades para la salud.

El acerolo (Crataegus azarolus L.) es un árbol frutal europeo (sur de Europa y norte de África) que a veces se suele confundir con la acerola (Malpighiaceae sp.), que es un arbusto originario del centro y sur de América. Ambos tienen un fruto muy rico en vitamina C, pero hoy nos centraremos en el fruto del acerolo árbol. El acerolo es un árbol mediano de colores muy llamativos. Su flor es blanca, muy bonita y se dispone en racimos dando lugar a los pequeños frutos de un rojo intenso.

La acerola europea es una fruta que madura al final del verano y es muy apreciada por su alto contenido en vitamina C. Tradicionalmente considerábamos que las naranjas eran las frutas con más contenido en vitamina C, junto con los pimientos, la manzana, el meón, la soja, el aguacate... , pues bien, la acerola contiene mucha más cantidad vitamina C que la naranja. Para hacernos una idea, un vaso de zumo de naranja contiene 124 mg de vitamina C, y una taza de acerola 1.600 mg de vitamina C.

  • La vitamina C o ácido ascórbico es una de las vitaminas más importantes ya que tiene muchos beneficios para nuestra salud, entre los que destaca su propiedad antioxidante y su capacidad ara mejorar el sistema inmunológico de nuestro organismo.

Muchos estudios médicos y científicos, como los llevados a cabo por el biólogo Premio Nobel estadounidense Linus Pauling (estudioso y detractor de las pruebas nucleares por su efecto nocivo en los seres vivos) nos dan a conocer la importancia de la vitamina C para la salud. Linus Pauling afirmaba en su estudio de Medicina Ortomolecular y Vitamina C: «El total de síntomas asociados a la falta de vitamina C van de las alergias, anemia, amigdalitis, artritis reumatoide, arterosclerosis, aspereza de garganta. bronquitis, cáncer, cataratas, cefaleas, diarrea, dolor abdominal, dolores en coyunturas, dolores musculares, encías sangrantes, escalofríos, faringitis, fiebre, fiebre reumática, hemorragias, hepatitis, herpes labial, infecciones agudas y crónicas, infertilidad, intoxicaciones, laringitis, malestar general, meningitis, neumonía, otitis media, resfriados, rinitis, ronquera, tos, vómitos, sarampión, hasta enfermedades cardíacas, enfermedades renales, enfermedades vasculares periféricas, enfermedades relacionadas con la edad avanzada, deterioro del sistema inmunitario, y las enfermedades degenerativas del sistema nervioso».

Muchos de estos estudios médicos afirman que si se consume regularmente alimentos ricos en vitamina C (acerola, naranja, col, piña, apio, mango, soja, pimientos, manzana, limón, espinaca...) se pueden prevenir innumerables enfermedades y se puede alargar la edad y calidad de vida considerablemente.

  • La acerola, tiene propiedades antioxidantes, previene y retarda la degeneración celular y protege al organismo de enfermedades, infecciones víricas o bactericidas.

Un aumento de vitamina C en la dieta, ayuda a prevenir la alergia estacional y los problemas respiratorios (asma, sinusitis, rinitis...). También tiene propiedades beneficiosas para la vista y la piel (psoriasis, dermatitis, irritaciones...). Durante la lactancia, también es recomendable aumentar la dosis de vitamina C, por lo que la acerola vendrá muy bien en mujeres que se encuentran en el periodo de lactancia. Ayuda al organismo a combatir eficazmente los síntomas del resfriado y la gripe; también combate la infección por herpes y alivia el cansancio o el decaimiento.

La acerola además es un fruto muy rico, con un sabor parecido a la manzana, quizá un poquito más ácido. Se encuentra en algunos supermercados especializados o en algunos huertos particulares, pero como es difícil de conseguir, se suele consumir la acerola en comprimidos de polvos de acerola.

>> En nuestra ecotienda tenemos comprimidos de acerola de producción ecológica.

 

El limón (Citrus × limón) es el cítrico original de Asia, hoy por hoy, uno de los cultivos estrella del mediterraneoo y varios países tropicales. Es extraordinariamente aromático, nutritivo y su cultivo es barato ya que es un fruto muy resistente. Se utiliza en infinidad de recetas dulces o saladas, salsas, bebidas o conservas, pero además, el limón es el fruto con más propiedades curativas o beneficiosas para la salud y su aceite esencial es uno de los más versátiles.

En distintas zonas del mundo se cultivan distintas variedades del limón: Eureka, Fino, Lisbon, Primofiori y Verna. Se distinguen unas de otras por su tamaño, rugosidad y grosor de su piel o cantidad de zumo. En España se cultiva el tipo Verna, que es grande, contiene pocas semillas y es menos ácido que otras especies.

Es una de las frutas con menor contenido calórico, por eso se utiliza en dietas de adelgazamiento, además de por su alto valor nutritivo. Contiene vitaminas A, E, B y C, pero destaca su alto contenido en vitamina C, es decir, ácido ascórbico, que es un buen antioxidante que interviene en la formación de colágeno, por lo que es imprescindible para la salud de los huesos, dientes y glóbulos rojos, así como para la cicatrización. También es muy rico en minerales: potasio, magnesio, calcio, hierro, manganeso, zinc, fósforo y cobre. También contiene cafeína y pectina.

El limón reduce la presión arterial por lo que alivia los problemas circulatorios como la acumulación de colesterol, la anemia (falta de glóbulos rojos) o la hipertensión.

Por sus propiedades astringentes, se suele utilizar para cortar diarreas, y también, a pesar de lo que pueda parecer, reduce la acidez estomacal y mejora el funcionamiento del hígado.

El zumo de limón es ideal para dietas de adelgazamiento ya que es diurético y ayuda al cuerpo a eliminar el exceso de líquido.

El aceite esencial del limón es uno de los más utilizados, ya que se puede utilizar tanto para uso interno como externo.

  • El aceite esencial se extrae por presión en frío de la cáscara del limón, y contiene muchos más componentes que el zumo de limón. Varios estudios han demostrado los beneficios del aceite esencial del limón como antioxidante, anticancerígeno y antitumoral, sobre todo, previene la formación de células cancerosas en el estómago.
  • También previene la osteoporosis o aterosclerosis (enfermedad que afecta a las arterias). Unas gotas de aceite esencial disueltas en miel, ayudarán en casos de anemia o cualquier estado carencial, por ejemplo para reforzar el crecimiento en la adolescencia o durante el embarazo o la lactancia; también se puede aplicar directamente en llagas, granos o heridas para desinfectar y cicatrizar. Por su poder antibacteriano y desinfectante, también se utiliza en casos de mal olor o exceso de sudoración.
  • Mantiene la piel joven y limpia y ayuda a eliminar las manchas producidas por el sol o por el tabaco. Por su contenido en vitamina E y su gran poder antioxidante, se considera el aceite esencial del limón un magnífico antiarrugas, por lo que se suele utilizar directamente sobre la piel o disolviendo unas gotas en la crema hidratante común (mejor si es sin perfume y ecológica).
  • Nutre de una forma extraordinaria tanto la piel como el pelo o las uñas. Combina muy bien con el aceite de almendras o de germen de trigo, y para pieles grasas es recomendable con el aceite de jojoba.

>> En nuestra ecotienda puedes encontrar aceite esencial de Limón BIO procedentece del cultivo ecológico.

En nuestra ecotienda:

  • Comprar Drenabe PLUS, para la retención de líquidos
  • Comprar Detox, superalimento
  • Comprar aceite de Ricino para las pestañas
  • Comprar Vitamina C
  • Citrato de Magnesio
  • Comprar Reishi
  • Spirulina
  • Comprar Colageno liquido
  • Comprar Alga Fucus
  • Comprar Arandano Azul

Más artículos

L-Carnitina para adelgazar

Si vas al gimnasio o te has pl...

Tener Perro no es un Juego II: Expe…

Tener perro nos cambia la vida...

Infusión y Jarabe de jengibre

El Jengibre, preparado en infu...

Angélica

(Archangelica officinalis). Se...

Entrevista sobre la Terapia Gestalt

Sentirse perdido, infeliz, fru...

Si te gusta este portal, dale al "me gusta"... ¡gracias!