23 de enero de 2017 Última actualización 5 de dic, 2016 - 19:41
Leído 7718 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Desde que Isaac Newton descubrió cómo se produce el espectro de los colores y la refracción de la luz, hemos podido entender y continuar estudiando el apasionante mundo del color y como responde nuestro organismo a los múltiples estímulos lumínicos.

Un poco de historia...

Algunos de los estudios más reputados y conocidos acerca de los efectos de los colores (a parte de los estudios físicos de Newton), son los llevados a cabo por D.P. Ghadiali, que formuló las relaciones existentes entre los colores y los órganos del cuerpo, o por Rudolf Steiner, filósofo austríaco que demostró mediante numerosos estudios y diferentes terapias los beneficios de los colores para nuestra conciencia y emociones. El más reputado estudioso y terapeuta del color es Theo Gimbel, que ideó diferentes aplicaciones con colores para mejorar a pacientes con discapacidades psíquicas y físicas importantes.

Pero... qué es el color?

Según la RAE (Real Academia de lengua Española), el color es una sensación producida por los rayos luminosos que impresionan los órganos visuales y que depende de la longitud de onda, pero explicaremos un poco mejor esta “sensación” de color.

La luz se refracta en diferentes espectros de ondas electromagnéticas, de las cuales sólo podemos percibir algunas en forma de luz y color, pero acompañando a los colores se encuentran los rayos X, la luz infrarroja, la luz ultravioleta, las ondas de radio, los rayos gamma y los rayos microondas, imperceptibles para nuestro sentido de la vista.

Cada color tiene una longitud de onda diferente, es decir, vibra con una frecuencia diferente, y de ahí que cada color tenga unas propiedades distintas y nos afecte de manera particular. El color con mayor longitud de onda es el rojo, y el de menor longitud de onda es el violeta, por eso estos colores se sitúan en los extremos de la representación de los rayos de color.

Nuestro sentido de la vista capta cada color (reflejado por los objetos) en la retina, gracias a su onda electromagnética específica. Las células del ojo que se encargan de recoger el color son los conos (receptores del color) y bastones (receptores de la luz).

Para que exista el color debe existir luz, por eso el negro es la ausencia de color, la ausencia de luz. El blanco es la superposición de todos los colores, la luz pura.

  • El arcoiris
    Los colores básicos derivados de la refracción de la luz blanca solar, visibles para el ser humano, son 7, manteniéndose ordenados siempre en esta misma secuencia: Rojo, naranja, amarillo, verde, azul, índigo (azul oscuro) y violeta.
    Por eso el arcoiris contiene todos los colores del espectro solar.

Nuestras reacciones ante el color

El ser humano reacciona ante los estímulos del color de un modo sensorial, emocional y físico. Por ejemplo se ha demostrado que la exposición a los diferentes colores, provoca una alteración química en nuestro cuerpo respondiendo a una estimulación de nuestra glándula pituitaria, responsable de la secreción de importantes hormonas endocrinas. También se ha demostrado que con una terapia adecuada de color, se puede alterar la producción de serotonina, con efectos estimulantes, o la melatonina responsable de nuestra sedación y nuestra sensación de sueño. De hecho, se han realizado numerosos estudios en personas que viven en países con grandes periodos de ausencia de luz natural, y se ha determinado que estas personas sufren un exceso de melatonina, por lo que sufren el conocido “trastorno emociona estacional” que puede llegar a derivar en profundas depresiones.

A un nivel psicológico y emocional, los colores pueden producir profundas modificaciones en nuestro estado de ánimo. No existen colores buenos o malos, ya que todos los colores pueden despertar en nosotros diferentes estímulos y emociones, con diferentes aspectos positivos o negativos. La saturación o el exceso de un color en nuestra vida, suele ser síntoma representativo de una cualidad asociada a ese color. De hecho, de un modo inconsciente, hay días que nos sentimos más cercanos a un determinado color, por ejemplo, hay días que nos sentiremos con necesidad de vestir algo rojo, nos llamará la atención comer frambuesas, carne roja o beber zumo de tomate, y posiblemente esta sensación sea una respuesta emocional producida por la necesidad de sobrevivir, de autodefinirnos, de demostrar nuestra fuerza y nuestra pasión o sentirnos arraigados en la tierra seguros de nosotros mismos. Todos estos son aspectos emocionales relacionados con el color rojo.

Muchas expresiones populares describen aspectos emocionales del color, por ejemplo cuando nos gusta un color de pintalabios “rojo pasión” o alguien enfadado dice que “está negro” o nos ponemos “verdes de envidia”.

Los Chakras y los colores

Los chakras son los puntos energéticos distinguidos en nuestro cuerpo. Los principales chakras son 7 y se corresponden con los 7 colores del espectro. Las ondas electromagnéticas de los colores afectan de manera directa a cada punto energético o chakra, de esta manera mediante una adecuada terapia de color podemos advertir un bloqueo en uno de nuestros chakras, eliminarlo o aliviar sus síntomas. De esta manera, por ejemplo, cuando una persona siente problemas al expresar sus sentimientos o miedo a hablar en público, será conveniente aplicarle un tratamiento con color azul, ya que el color azul se corresponde con el chakra situado en la garganta, que afecta directamente a nuestra capacidad de expresión y comunicación. Por eso cuando alguien tiene que hablar en público es muy recomendable que vista de azul o lleve algún objeto de color azul cerca de su cuerpo, por ejemplo un anillo con una piedra azul, gafas azules o una corbata azul.

Métodos de aplicación

La colorterapia o cromoterapia se sirve de muchos métodos para hacer efectivos los poderes de los colores en nuestro organismo. Por ejemplo, muchos terapeutas se sirven de cristales de colores, de péndulos de cuarzo blanco, de meditación guiada para visualizar colores ambientales o realizan análisis de cómo vestimos, de qué color es nuestro “toque personal” (un anillo, un colgante, un tatuaje, nuestro maquillaje...), cual es nuestra fruta favorita, por qué flor nos sentimos más atraídos, o en qué aspecto de la naturaleza nos sentimos más cómodos (en el campo, en el mar, mirando al cielo de noche).

Vivimos rodeados de colores, olemos los colores, paseamos por colores, vestimos colores, comemos colores, regalamos colores y nos adornamos con colores... ¿¿No sería interesante conocer más acerca de nuestras sensaciones con respecto a cada color??.

ElHerbolario.com

Esta revista digital es un espacio de información basada en enfoques alternativos sobre salud y bienestar.
Nuestros contenidos son propios y originales, si deseas compartirlos, cítanos como fuente.
El Herbolario.com no promueve la auto-medicación, no pretende sustituir las opiniones de profesionales específicos a cada área, ni sus diagnósticos ni tratamientos.
Ante cualquier duda, consulta con tu médico especialista.
Por favor, utiliza esta información de manera responsable.
Gracias por seguirnos.

Website: www.elherbolario.com Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Más en esta categoría: Descubre la Terapia Indiba »

En nuestra ecotienda:

  • Triptofano
  • Sal del Himalaya
  • Aceite puro de caléndula
  • Plata coloidal
  • Citrato de Magnesio
  • Aceite de coco BIO
  • Spirulina
  • Tintura de equinacea BIO
  • Lota Nasal
  • MSM

Más artículos

La Ortiga

La ortiga es una planta conoci...

La Lavanda

La lavanda es una de las plant...

Algas Fucus, Spirulina y Chlorella…

La algas ocupan mucho más espa...

Coca, cocaína, Sigmund Freud y Coca…

¿Quién no sabe lo que es la co...

Hierbaluisa

(Lippia triphylla o citriodora...

Si te gusta este portal, dale al "me gusta"... ¡gracias!