30 de marzo de 2017 Última actualización 5 de dic, 2016 - 19:41

Enzimas para una buena digestión, libre de gases, hinchazón y putrefacción intestinal

Publicado en prevenir y curar
Leído 85221 veces
Valora este artículo
(13 votos)

Las enzimas son sustancias fundamentales para nuestra vida, ya que son las encargadas de catalizar y regular todas las reacciones químicas de nuestro cuerpo, como las reacciones que tienen lugar durante la digestión. Cada enzima tiene una tarea específica y delicada, y es importante aprender a no entorpecer su función, ya que cuando esto ocurre se produce indigestión, gases, toxicidad, obstrucción y a la larga, enfermedades.

¿Qué son las enzimas?

Son sustancias formadas en nuestro organismo a partir de proteínas. Para hacernos una idea, el 40% de las proteínas de nuestro organismo son destinadas para formación de enzimas.

¿De qué se encargan las enzimas?

Tienen la tarea de activar y regular – es decir, catalizar- todas las reacciones químicas del organismo, por lo que se denominan biocatalizadores. Son las herramientas fundamentales del metabolismo.
También intervienen en la actividad de las hormonas y en la desintoxicación del organismo.
Cada enzima tiene una tarea específica y actúa bajo unas condiciones específicas y sobre un sustrato específico.
No intervienen directamente en las reacciones químicas, sino que propician las reacciones con su presencia.

¿Qué necesitan para funcionar?

  • Un PH determinado: cada enzima estará configurada para actuar en un entorno más bien ácido o más bien alcalino, y por lo tanto, una variación en el PH de su entorno, destruirá la enzima o paralizará su función. El organismo segrega jugos gástricos más o menos ácidos para procesar cada tipo de alimento, y por eso los jugos gástricos segregados para digerir la carne, anularán por ejemplo los jugos gástricos para digerir las patatas (almidón).
  • Una temperatura determinada: aunque el calor suelen aumentar la velocidad de las reacciones químicas, las enzimas, al ser proteínas, se pueden atrofiar con el calor y ver su actividad completamente anulada.
  • Cofactores: son sustancias no orgánicas, metales y minerales (oligoelementos), que requieren algunas enzimas para cumplir su función. Por ejemplo el Hierro, el Magnesio o el Zinc, actúan como cofactores enzimáticos, entre otras funciones.
  • Vitaminas: las vitaminas son cofactores orgánicos. Su función es la misma que la de los cofactores, es decir, son necesarias para el buen funcionamiento de las enzimas
  • Un tiempo determinado: por ejemplo la carne tarda mucho más en ser digerida en el estómago que la fruta dulce, que pasa casi directamente al intestino, por lo tanto si comemos un filete de ternera (carne roja, difícil digestión), y después una macedonia de frutas, estas quedarán literalmente por encima de la carne en el estómago, esperando que la esta sea digerida, y durante el tiempo de espera esa fruta habrá comenzado su fermentación bacteriana por encontrarse con “ambiente” digestivo incorrecto para ese tipo de alimento. Lo mismo ocurre si ingerimos gran cantidad de alimentos, más de las que nuestras enzimas pueden digerir.


La importante función de las enzimas digestivas

En concreto las enzimas digestivas se encargan de digerir los alimentos procesándolos para obtener de ellos los nutrientes necesarios para nuestra vida. Es decir, degradan los nutrientes de los alimentos (almidón, grasas, proteínas, azúcares...) en sustancias más simples que utilizará nuestro organismo (mediante el metabolismo), para formar proteínas, grasas y glucosa propia.

Como podemos observar, su tarea se corresponde con la de una cadena de montaje, y si uno de los eslabones falla, se rompe el proceso digestivo.

  • Enzima Ptialina > se encuentra en la saliva, en la boca, y se encarga de reducir el almidón a maltosa. Actúa en un medio alcalino.
  • Enzima Maltasa > se encuentra en el intestino y se encarga de reducir la maltosa en glucosa, (que luego utilizará nuestro organismo para crear glucógeno).
  • Enzima Amilasa > la segrega el páncreas al intestino para reducir el almidón que se “escape” a la ptialina
  • Enzima Pepsina > es segregada por el estómago para disgregar las proteínas en péptidos. Actúa en un medio muy ácido.
  • Enzima Erepsina > es segregada en los jugos pancreáticos al intestino, y se encarga de digerir los péptidos para obtener aminoácidos (que luego utilizará nuestro organismo para crear proteínas propias).
  • Enzima Proteasa pancreática > actúa en el intestino sobre un pH alcalino y digiere las proteínas para obtener aminoácidos.
  • Enzima Lipasa > es de segregación pancreática al intestino delgado, para descomponer los lípidos en ácidos grasos y glicol.

¿Por qué surgen los problemas de digestión, putrefacción, intoxicación y mala nutrición?

Si las enzimas no pueden hacer su trabajo, las bacterias entran en juego para reemplazarlas y degradar los alimentos, produciendo a la vez gases, putrefacción y residuos tóxicos que se van acumulando en nuestro intestino, colon y organismo en general, favoreciendo atascos, intolerancias, alergias y diferentes enfermedades más o menos graves.

Según hemos visto, sabemos que para que las enzimas realicen su función correctamente se tienen que dar unas condiciones óptimas de temperatura y PH y nuestro organismo debe contar con la cantidad de sales minerales y vitaminas suficientes para facilitar sus tareas metabólicas. Pero también sabemos que la función de unas enzimas no es compatible con la función de otras enzimas, y es por esto que es tan importante la correcta combinación de los alimentos para conseguir buenas digestiones y una buena nutrición. Por eso entre otras cosas, no debemos combinar en la misma ingesta alimentos que se digieren de diferente manera.

Por ejemplo, la enzima ptialina de la saliva, convierte el almidón (del pan por ejemplo), en maltosa, para que después otra encima obtenga glucosa a partir de esa maltosa. La ptialina sólo actúa en ambiente ligeramente alcalino y por eso con una sola gota de ácido se verá interrumpida su función, y el almidón llegará al intestino sin ser procesado, donde otra enzima, la amilasa, intentará realizar la tarea que la ptialina no pudo ni siquiera comenzar, pero en muchas ocasiones el almidón habrá comenzado ya su proceso de fermentación y putrefacción al intestino e irremediablemente se producirá gas y tóxicos.

Para asegurarte una digestión correcta:

  • Procura ingerir alimentos crudos en cada ingesta, por ejemplo una ensalada, ya que así te asegurarás el aporte necesario de vitaminas y sales minerales necesarios para la correcta digestión. Recuerda que al cocinar los alimentos desaparecen gran parte de las vitaminas y otros nutrientes.
  • No ingieras alimentos muy fríos o muy calientes, es mejor templados.
  • No ingieras mucha cantidad de comida, ya que aunque la combinación sea correcta y nuestras enzimas funcionen correctamente, si se ingiere más comida de la que pueden abarcar, igual parte de ella se quedará sin digerir porque la actividad de las enzimas tienen un tiempo de actuación.
  • No ingieras agua durante la comida, antes o después si, ya que el agua licúa los ácidos gástricos y entorpece la función enzimática.
  • Si vas a consumir hidratos de carbono (pan, pasta, patatas, arroz...), no tomes nada de limón ni vinagre, ni dulces, ni proteínas. Combina los hidratos con verduras y hortalizas si.
  • Si vas a consumir proteínas (carne, pescado, huevos...), puedes tomar limón o vinagre, pero no otras proteínas, ni hidratos, ni dulces. Verduras y hortalizas si.
  • Evita los postres dulces siempre, en todo caso puedes tomar una manzana o una pera.
  • La bromelaína de la piña y la papaína de la papaya, actúan como enzimas digestivas naturales para nuestro organismo, y nos ayudan a digerir mejor, por eso se pueden tomar de postre, sobre todo en caso de haber ingerido proteínas.

Si tu caso se alarga en el tiempo, sufres gases e indigestión a diario y te sientan mal muchos alimentos te recomendamos que consultes con un especialista ya que tu desequilibrio digestivo puede producir otros tantos desequilibrios en tu organismo. Antes de recurrir a la toma de enzimas digestivas u otros suplementos comerciales un especialista deberá evaluar por qué tu sistema digestivo está alterado y cual es el mejor tratamiento de fondo para tu caso.

>> Para más información puedes consultar con TuNaturopata.es

ElHerbolario.com

Esta revista digital es un espacio de información basada en enfoques alternativos sobre salud y bienestar.
Nuestros contenidos son propios y originales, si deseas compartirlos, cítanos como fuente.
El Herbolario.com no promueve la auto-medicación, no pretende sustituir las opiniones de profesionales específicos a cada área, ni sus diagnósticos ni tratamientos.
Ante cualquier duda, consulta con tu médico especialista.
Por favor, utiliza esta información de manera responsable.
Gracias por seguirnos.

Website: www.elherbolario.com Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En nuestra ecotienda:

  • Comprar Drenabe PLUS, para la retención de líquidos
  • Comprar Detox, superalimento
  • Comprar aceite de Ricino para las pestañas
  • Comprar Vitamina C
  • Citrato de Magnesio
  • Comprar Reishi
  • Spirulina
  • Comprar Colageno liquido
  • Comprar Alga Fucus
  • Comprar Arandano Azul

Más artículos

Tener Perro no es un Juego V: Tipos…

El hecho de elegir una raza o ...

Aliviar y prevenir la esclerosis mú…

La esclerosis múltiple es una ...

Alimentos de temporada: Salud y Aho…

Hoy en día vamos a la frutería...

L-Carnitina para adelgazar

Si vas al gimnasio o te has pl...

Tiroides y hormonas tiroideas: func…

La tiroides es la encargada de...

Si te gusta este portal, dale al "me gusta"... ¡gracias!