17 de April de 2024 Última actualización 8 de Dec, 2022 - 07:54

La hipertensión es responsable del 45% de los infartos registrados en todo el mundo, y aproximadamente el 50% de las personas que sufren hipertensión no lo saben.

La obesidad, el sedentarismo, la dieta carnívora, los alimentos de mala calidad, el estrés, el tabaquismo, el alcohol, la diabetes y el exceso de sal en la dieta son los principales desencadenantes de un desequilibrio muy peligros que afecta a 1 de cada 3 habitantes del planeta y causa la muerte a más de 9 millones de personas cada año.

Estamos tan acostumbrados a ver cierto tipo de alimentos en nuestra casa, como el ajo, algunos cerales o semillas, cebolla o limón, que se nos olvida su gran poder curativo y recurrimos a caros y sofisticados productos farmacéuticos cuando en nuestra nevera encontraríamos una solución más eficaz, saludable y barata.

El limón es un fruto cítrico originario del Himalaya, aunque hoy por hoy se cultiva a lo largo de todo el mundo en alguna de sus variedades de lima o limón. En España fue introducido por los árabes en el siglo X. Su flor es blanca y muy aromática, parecida a la flor de azahar (del naranjo).

El limón es conocido por su gran cantidad de vitamina C (ácido ascórbico), pero además contiene potasio, calcio, fibra, cafeína, gran cantidad de aceite esencial (en la piel del limón), flavonoides y pectina.

Limón, vitamina C y el sistema inmunológico

Como decíamos, el limón tiene una gran cantidad de vitamina C (aproximadamente 50 mg. por cada 100 gr.). La vitamina C es extraordinaria para nuestra salud, ya que ayuda a mejorar el sistema inmunológico y es antioxidante, lo que significa que contrarresta la acción de los radiales libres, retardando la degeneración y el envejecimiento celular, y previniendo así multitud de enfermedades de carácter degenerativo. Por esta razón es especialmente recomendable para personas que sufren estrés, son fumadoras o tienen problemas respiratorios (asma o alergia), ya que son las que más cantidad de radicales libres tendrán en su organismo.

El consumo regular de vitamina C ayuda a prevenir innumerables enfermedades y a tratar diversos trastornos mejorando nuestra calidad de vida:

Linus Pauling, biólogo y Premio Nobel, afirmaba en su estudio de Medicina Ortomolecular y Vitamina C: «El total de síntomas asociados a la falta de vitamina C van de las alergias, anemia, amigdalitis, artritis reumatoide, arteriosclerosis, aspereza de garganta. bronquitis, cáncer, cataratas, cefaleas, diarrea, dolor abdominal, dolores en coyunturas, dolores musculares, encías sangrantes, escalofríos, faringitis, fiebre, fiebre reumática, hemorragias, hepatitis, herpes labial, infecciones agudas y crónicas, infertilidad, intoxicaciones, laringitis, malestar general, meningitis, neumonía, otitis media, resfriados, rinitis, ronquera, tos, vómitos, sarampión, hasta enfermedades cardíacas, enfermedades renales, enfermedades vasculares periféricas, enfermedades relacionadas con la edad avanzada, deterioro del sistema inmunitario, y las enfermedades degenerativas del sistema nervioso».

Limón contra las infecciones

El limón, por su ácido cítrico, tiene estupendas propiedades bactericidas, antiparasitarias, antifúngicas y antivíricas, por lo que da muy buenos resultados para el tratamiento de las infecciones, como por ejemplo herpes, cándidas, hongos en las uñas, parásitos intestinales (pepitas del limón), llagas de la boca, acné u otitis.
En consecuencia también ayuda a eliminar el mal olor, por ejemplo el mal aliento o el mal olor de axilas o pies.

Limón depurativo y adelgazante


También tiene muy buenas propiedades diuréticas y depurativas, ya que ayuda a eliminar el ácido úrico y a mejorar el sistema linfático, que ayuda a eliminar el exceso de líquidos (gracias al Potasio (K)) acumulados en el organismo, y a depurar por ejemplo las piedras del riñón o la vesícula biliar.

Por otro lado, el contenido en fibra del limón (fibra soluble rica en pectina) ayuda a reducir la absorción de azúcares y grasas en nuestro intestino. Si tomamos grandes cantidades de zumo de limón provocaremos una acción laxante, lo que puede ser beneficioso o perjudicial dependiendo de nuestra salud y circunstancias nutricionales.

Limón antianémico

La anemia es la falta de hierro en nuestro organismo y esto puede ocurrir por consumir bajos niveles de hierro, o por sufrir hemorragias que harán que perdamos gran cantidad de hierro o porque nuestro cuerpo no es capaz de absorber el hierro de los alimentos. La vitamina C del limón, duplica la capacidad de absorción de hierro en nuestro organismo, sobre todo en el caso de hierro de origen vegetal como los dátiles, los frutos secos o las legumbres.

Limón y belleza

El limón mejora la formación de colágeno y por eso por su aporte en minerales ayuda a mantener la piel tersa y las uñas y el pelo fuertes.
Al ser antioxidante previene el deterioro de la piel, actuando como un potente “antiarrugas” nutritivo, que además evita la pérdida de agua (deshidratación).

El aceite esencial de limón es muy utilizado en cosmética, no solo por su aroma y por su efecto “refrescante”, sino por estas propiedades antioxidantes y nutritivas.

Para el tratamiento del acné, tiene propiedades excepcionales, ya que limpia, nutre y desinfecta la piel. En estos casos recomendamos exfoliar suavemente la piel con azúcar moreno y limón: se tritura el limón entero con su cáscara y su pulpa y se mezcla con azúcar integral o moreno. Se aplica con movimientos suaves circulares y se deja actuar durante 10 minutos aproximadamente antes de aclarar con abundante agua tibia.

Limón como regulador del pH

El limón a pesar de lo que parezca por su sabor ácido, tiene un efecto alcalinizante en nuestro organismo, de hecho es uno de los alimentos con mayor poder alcalino. Esto significa que aumenta el pH de la sangre, que por desgracia suele estar acidificado. La acidosis de la sangre es muy peligrosa ya que conlleva la aparición de multitud de enfermedades, entre ellas las más graves como el cáncer (una de las causas del cáncer es la falta de oxígeno y la acidez del pH). La mayoría de los habitantes de los países supuestamente desarrollados sufrimos acidosis, ya sea por el estrés, la contaminación, el déficit de oxígeno (contaminación ambiental, tabaco, problemas respiratorios...), una mala alimentación rica en carnes y grasas y pobre en alimentos vegetales, crudos y frescos, un exceso de medicación, etc.

Regular el pH de nuestra sangre (el pH óptimo es de 7,3, ligeramente alcalino) resulta vital, ya que marcará la diferencia entre la salud y la enfermedad. Recordemos que un pH ácido, por debajo del 7,1 producirá el coma inmediato.
>> En este sentido recomendamos nuestro artículo: Equilibrio de pH en sangre, los peligros de la acidosis y su relación con las principales enfermedades

Un zumo de limón diferente:
No te limites a utilizar sólo el jugo del limón, ya que su piel contiene casi la mitad de sus nutrientes. Puedes batir todo un limón entero y añadirle estevia como edulcorante, agua y si quieres un toque de hierbabuena o hierbaluisa para un rico y saludable zumo de limón.


>> En nuestra EcoTienda puedes encontrar Aceite esencial de Limón BIO

El equilibrio del Ph de la sangre es fundamental para la vida, tanto es así que una pequeña variación puede suponer el coma o la muerte, es por eso que nuestro organismo está continuamente luchando por mantener ese equilibrio, así que debemos aprender a ponérselo fácil.

Las varices o flebitis surge por un deterioro natural de los tejidos con la edad, pero también puede surgir a temprana edad como consecuencia de varios desequilibrios, muchas veces hormonales y otras veces sanguíneos, hepáticos, nutricionales, etc.

Una de las principales causas de las varices y las piernas cansadas es la mala circulación sanguínea y la retención de líquidos que suele estar provocada por una mala alimentación, una vida sedentaria o pasar muchas horas al día sentado (por ejemplo). En este último caso, se debe intentar no mantener las piernas cruzadas y es importante tener los pies apoyados correctamente, para lo que es muy útil un alzador. También hay que levantarse de la silla y caminar o moverse al menos durante cinco minutos cada hora y media o dos horas.

Los cambios intermitentes de temperatura reactivan la circulación sanguínea, por eso en la ducha es convenientealternar agua fría y caliente, terminando con la fría. Existen muchas plantas medicinales que te ayudan a mejorar la circulación: La vid roja tiene extraordinarias propiedades que mejoran la circulación sanguínea, por lo que previene y cura varices.

  • La tintura de vid roja se toma en gotas, 20 ó 30 gotas disueltas en agua o zumo de naranja, 3 veces al día.
  • El aceite esencial puro de ciprés y elaceite esencial puro de romero aplicados en forma de gotas directamente sobre la piel, mejora la circulación sanguínea local y es ligeramente analgésico.
  • El aceite esencial puro de menta, enfría la zona inmediatamente una vez aplicado, por lo que da sensación de ligereza y mejora la circulación. Los masajes deben ser ligeros y en sentido ascendente, desde los pies hasta casi la ingle.
  • El Ginkgo también mejora la circulación, por eso es recomendable una loción corporal a base de ginkgo o alguna crema anticelulítica ya que su principio activo básico es mejorar la circulación.
  • Por otro lado, se debe evitar la retención de líquidos a la vez que se mejora la circulacón, porque es otro de los problemas que desncadenan o agravan las varices y las hemorroides.
  • Con respecto a la dieta a seguir, lo más importante es reducir el consumo de sal refinada común, ya que suele ser la primera causa de problemas de retención e hipertensión. Se puede sustituir por la sal rosa o sal del Himalaya, ya que igualmente sala los alimentos pero de manera saludable, o por especias como la pimienta, el curry, la nuez moscada, cominos, etc., que potencian y aportan sabor, si provocar problemas de salud.
  • La cola de caballo y la alcachofa son diuréticos muy poderosos, lo que quiere decir que ayudan a eliminar líquidos retenidos mejorando el funcionamiento del sistema linfático. Al seguir un tratamiento de cola de caballo o alcachofa ayudaremos al organismo a eliminar los líquidos retenidos, lo que a la vez ayuda a mantener una circulación sanguínea saludable y mayor sensación de ligereza.
  • El Omega-3 es un aliado imprescindible en casos de mala circulación sanguínea y deterioro de la calidad de los tejidos, en este caso tejido venoso.

Un especialista habrá de determinar la causa de la flebitis y hayar el desequilibrio orgánico que causa esta pérdida de tono venoso y la consecuente retención de sangre; los remedios solo suponen un alivio de los síntomas y detienen el deterioro, pero es necesario encontrar la verdadera raíz del problema para evitar otras complicaciones sanguíneas.

. . . . . . . . . . . . . . . . . .

>> Si deseas conocer el punto de vista de la naturopatía para tu caso particular puedes consultar en tunaturopata.es

En nuestra ecotienda online puedes encontrar alguno de los productos que te he comentado a precios justos y de agricultura ecológica, cosa que es muy muy importante para cualquier tratamiento de naturopatía ya que los productos con certificación ecológica, aseguran que durante su cultivo y proceso posterior no se han utilizado agentes químicos artificiales (pesticidas, fertilizantes...) que puedan disminuir sus propiedades nutritivas y medicinales. Es decir, los productos cultivados y procesados bajo la normativa ecológica (tanto productos alimentarios como de herbolario) son más prácticos y eficaces, y considerablemente más nutritivos.

Más artículos

Aceite esencial de canela

El aceite esencial de la canel...

Cardamomo

El cardamomo (Elettaria cardam...

Tratamiento natural de la alergia

La alergia es uno de los probl...

Tu decisión es muy importante

A menudo nos sentimos frustrad...

AGUA BONITA

Siendo potable y con buena apa...

Si te gusta este portal, dale al "me gusta"... ¡gracias!