28 de junio de 2022 Última actualización 27 de nov, 2020 - 16:22

Una vez descartados problemas físicos que imposibiliten la fecundación (esterilidad), llamamos infertilidad a los casos en los que el embarazo no llega de forma natural en un periodo aproximado de 10 meses. En la mayoría de los casos de infertilidad el problema se puede corregir y recuperar el equilibrio con un poco de constancia y los consejos de un buen especialista. Vamos a ver algunas recomendaciones para mejorar la fertilidad femenina desde el punto de vista de la naturopatía y la nutrición ortomolecular.

Es recomendable que consultes con un profesional para que determine la causa de tu problema y te de las recomendaciones que más se ajusten a tu caso, esto son solo recomendaciones generales. Si te interesa la opinión de un naturópata, te recomendamos que visites www.tunaturopata.es.

  • Soja con moderación: la soja contiene fitoestrógenos (imitador del estrógeno natural femenino) y aunque en principio tiene propiedades beneficiosas, un exceso de estrógenos es una de las causas más habituales de infertilidad además de retención de líquidos, ovarios poliquísticos, dolores menstruales, etc. Tenemos que tener en cuenta que muchísimos alimentos procesados contienen lo que llamamos “soja invisible”: soja texturizada, hidrolizada o aceite de soja extraído en caliente y con disolventes tóxicos. Los batidos, hamburguesas, salsas, postres, bollería, enlatados, precocinados, sustitutos de leche materna, etc. La soja fermentada como el yogur, el tempeh, el tamari o el miso BIO son muy recomendables y saludables, pero el exceso de leche de soja, aceite de soja o la soja texturizada como aditivo en la industria alimentaria resulta excesiva y perjudicial para nuestro equilibrio hormonal.

  • Proteínas de calidad: una cantidad suficiente de proteínas es imprescindible para la fertilidad, pero debemos recordar que la proteína animal no la más saludable, ya que la carne animal suele ir acompañada de hormonas, antibióticos, toxinas, grasas saturadas, etc. Por el contrario existen alimentos vegetales muy ricos en aminoácidos que incluyéndolos en la dieta de forma constante proporcionan una proteína saludable y fácil de digerir. Estos alimentos son las legumbres, las algas, los cereales integrales (sobre todo quinoa, trigo sarracenos y arroz integral), la avena, los guisantes, nueces, fermentos de soja, semillas de lino, etc.
  • Ojo con los lácteos: muchos estudios como el de la Escuela de Medicina de Harvard en 1994 tras 8 años de investigación, concluyen que los países con más altos consumos de leche tenían tasas más altas de infertilidad, y es que la galactosa resulta perjudicial para la salud del óvulo. Además la leche contiene hormonas de crecimiento bovino, antibióticos residuales de la ganadería, dioxinas y grasa saturada. También aseguran que la leche pasteurizada disminuye la absorción de magnesio y otras sales imprescindibles para una buena salud hormonal. Los yogures naturales BIO pueden resultar saludables, pero la leche pasteurizada comercial suele causar muchos problemas de salud a la larga y dependiendo de la predisposición de cada organismo.
    Puedes obtener una buena fuente de Calcio en la levadura de cerveza, las semillas de sésamo o de lino, así como en todos los cereales integrales y vegetales en general (el calcio es el mineral más abundante en la dieta).

  • Suficientes Vitaminas: las vitaminas del grupo B son imprescindibles para una buena fertilidad ya que por ejemplo la vitamina B12 es esencial para la formación de proteínas durante el embarazo y le siguen el ácido fólico (vitamina B9) o la vitamina B6 (piridoxina). La vitamina C es vital para el equilibrio del sistema inmune, y por lo tanto para asegurar la correcta anidación del óvulo fecundado en el útero.
  • Suficiente Omega-3: el omega-3 tiene excelentes propiedades para la recuperación del equilibrio hormonal. Uno de los principales síntomas que notarás al tomar omega-3 de calidad es que se reducirá o eliminará el síndrome premenstrual, la retención de líquidos y la inflamación general. El Omega-6 (Onagra), también resulta beneficioso en la mayoría de los casos, pero siempre es mejor consumirlo junto con Omega-3.
  • Ojo con los estrógenos: un exceso de estrógenos es una de las causas principales de infertilidad y el desequilibrio hormonal, por eso debemos evitar los estrógenos industriales: beber en agua embotellada, calentar alimentos en plásticos (taper, film de envolver...), cosméticos, desodorantes, maquillajes o productos de higiene íntima industriales, comerciales y con aditivos estrogénicos. Así mismo los tratamientos con corticoides, la píldora anticonceptiva y medicamentos antidepresivos suelen provocar un exceso de estrógenos en el organismo.

  • Regenerar el hígado: el hígado es un órgano fundamental para la concepción, ya que se encarga entre otras cosas de mantener el equilibrio y la producción hormonal, de filtrar toxinas y de la producción de proteínas.
  • Depurar el intestinos: la salud intestinal es mucho más importante para la fertilidad de lo que se cree, ya que la toxicidad acumulada en el intestino causa problemas de inmunidad que pueden derivar en “infertilidad autoinmune” que provoca a su vez microabortos, y a la vez carencia de nutrientes vitales para la fecundación.
  •  Eliminar el estrés: además de causar múltiples problemas de salud, el estrés a la larga agota las glándulas suprarrenales encargadas de segregar las llamadas “hormonas del estrés” (cortisol y adrenalina) y también las hormonas sexuales que se ven seriamente afectadas.

Según la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), España es de los países europeos con menos nacimientos en 2014, solo Portugal y Polonia tienen peores cifras que nosotros. Además de las causas socio-económicas, se suma la alta tasa de infertilidad femenina que en países supuestamente desarrollados se ha convertido en un problema cada vez mayor para miles de parejas, y es que aproximadamente un 20% de las mujeres sufre algún tipo de problema de fertilidad, a lo que debemos sumar los problemas de fertilidad masculina.

La salvia es una planta maravillosa con un montón de aplicaciones para la salud por lo que no puede faltar en nuestro botiquín naturópata, pero también existen muchas peculiaridades que debemos conocer para su correcto uso.

Salvia elherbolario.comEmpezaremos explicando que existen muchas plantas cuyo nombre comienza por “salvia”, algunas son de la misma familia, como la salvia roja, salvia romana, salvia negra y la salvia officinalis, y otras no, como la salvia santa, salvia real, salvia blanca o la salvia cimarrona.
Cada una de estas plantas tiene una composición química, y por lo tanto unas indicaciones, pero la que mejores propiedades medicinales tiene es la Salvia Officinalis, así que será a esa planta a la que nos referiremos a partir de ahora como “salvia”.

La salvia es de la familia de las Labiatae, y por lo tanto familia del romero, el orégano, la albahaca, la menta o la lavanda, todas estas especies muy comunes en España.

Aceite esencial de salvia (officinalis)

La salvia sobre todo se utiliza en forma de aceite esencial, el cual se extrae de sus flores y hojas donde contiene mayor cantidad de aceite esencial y por lo tanto de principio activo. Recordemos que el aceite esencial puro es una sustancia altamente concentrada, por lo que debe utilizarse en gotas. Para hacernos una idea mejor de su concentración, para obtener 10 ml de aceite esencial puro necesitaremos aproximadamente 2 kilos de flores y hojas de salvia.
Los aceites esenciales puros no son perfumes ni sustancias solo aromáticas, sino que son sustancias terapéuticas muy poderosas.

Usos más recomendados del aceite esencial de salvia

El aceite esencial de salvia es un extraordinario bactericida, por lo que podemos utilizarlo en general para tratar infecciones.

El aceite esencial de salvia officinalis contiene una sustancia llamada “tuyona”, que hace que el aceite esté más indicado con usos externos, ya que esta sustancia tiene ciertas peculiaridades con las que hay que tomar precauciones para su uso interno, por ejemplo tiene propiedades abortivas y en grandes cantidades, en general, puede resultar tóxica. En definitiva, el aceite esencial puro de salvia officinalis no deberá ingerirse a no ser en casos muy específicos y siempre sin rebasar la dosis de 3-6 gotas. Por ejemplo podemos añadir una sola gota de salvia en nuestra infusión para aliviar el dolor menstrual o los gases.

Se recomienda el aceite esencial puro de salvia en caso de llagas, gingivitis, piorrea y heridas o infecciones en la boca en general, para lo que deberemos realizar enjuagues (4-5 gotas de aceite puro de salvia en medio vaso de agua), ya que desinfecta y ayuda a cicatrizar. Con esta misma receta, podemos realizar gárgaras en caso de faringitis o amigdalitis producida por infección en la garganta.
En ambos casos después del enjuague o las gárgaras no debemos tragar el preparado.

Los mejores dentífricos naturales suelen contener aceite esencial de salvia, ya que ayuda a combatir las infecciones de las encías y las bacterias que producen caries en los dientes y muelas.
Para las heridas en la piel, granos o forúnculos, podemos aplicar una o dos gotas de salvia y nos ayudará a desinfectar y a cicatrizar rápidamente.
También podemos utilizar el aceite esencial de salvia para regular el exceso de sudoración y para regular nuestra temperatura corporal (mucho frío o mucho calor).

El aceite esencial de salvia también tiene una acción atrogénica, por lo que se utiliza como regulador menstrual y hormonal en casos de dismenorrea o infertilidad femenina, por eso muchos compuestos naturales para el tratamiento de la infertilidad contienen salvia entre sus ingredientes.

Ojo:
En caso de lactancia o embarazo no se debe ingerir este aceite.


>> En nuestro herbolario online puedes comprar aceite esencial puro de salvia, procedente de la agricultura ecológica.

Aunque sobre todo nos acordamos de nuestras hormonas y metabolismo cuando decidimos adelgazar o cuando sufrimos algún trastorno sexual, lo cierto es que debemos ser conscientes de la importancia de nuestro sistema endocrino en otros tantos aspectos de nuestra vida. El equilibrio hormonal es muy delicado y mantenerlo es fundamental para nuestra salud. Hoy por hoy estamos expuestos a muchas sustancias que pueden alterar o romper ese equilibrio hormonal, por eso, como primer paso, debemos comprender su funcionamiento.

La Onagra

La Onagra (Oenothera biennis), prímula o hierba de asno es una planta muy aromática, de flores amarillas que permanecen cerradas hasta que se pone el sol. Es una planta muy utilizada hoy por hoy por sus propiedades beneficiosas para los problemas menstruales y la salud de la piel.

Es una planta procedente del norte de América, donde se utilizaba tradicionalmente como talismán para la cacería, así como para evitar las mordeduras de las serpientes, para lo que frotaban sus botas y ropas con flores de onagra.

Llegó a Italia en el siglo XVII donde se extendió por toda Europa como ingrediente culinario, ya que se utilizaban sus flores y semillas en todo tipo de ensaladas, guisos de verduras o para aderezar vinos. Posteriormente, ya en el siglo XX, se estudiaron en profundidad las propiedades medicinales de esta planta, y en concreto, se estudió uno de sus aceites esenciales, el Ácido Gamma-linoléico (AGL o GLA), que se encuentra en las semillas de la onagra.

Este ácido es del tipo Omega 6 y se encuentra en el aceite de borraja, la grosella negra y en las semillas de Onagra. Como este aceite esencial no se encuentra en nuestra dieta habitual, se consume como “complemento alimenticio”, normalmente en perlas que contienen el aceite puro, y generalmente de Onagra, ya que además de ácido gamma-linoleico, contiene otros aceites esenciales (entre ellos el ácido linoléico y oléico, presentes también en el aceite de oliva) beneficiosos para la salud y sin contraindicaciones o toxicidad.

El Ácido Gamma-linoléico actúa elevando los niveles de prostaglandina del organismo. La prostaglandina actúa como antiinflamatorio y ayuda a mejorar la circulación sanguínea y linfática, también disminuye la secreción de ácidos gástricos e interviene en la contracción de la musculatura del útero de la mujer y son liberadas en pequeñas cantidades durante la menstruación, el AGL también ayuda en el buen funcionamiento del hígado y los riñones en su labor depurativa.

Por las propiedades des sus aceites esenciales y componentes, se puede afirmar que el Aceite de Onagra tiene propiedades beneficiosas para el síndrome premenstrual, para la infertilidad (producida por problemas en trompas de falopio) y quistes ováricos, para la endometriosis, y para aliviar los síntomas de la menopausia.

También se recomienda para la artritis, problemas inflamatorios o derivados de una deficiente circulación sanguínea (problemas de varices, hemorroides, elevado colesterol...); también tiene excelentes propiedades hidratantes y nutritivas para la piel y las mucosas, por lo que su consumo, mejora la elasticidad y el aspecto de la piel, evitando su envejecimiento, las rojeces, las manchas, eccemas, etc... en general, evita la oxidación de los tejidos y por lo tanto el envejecimiento de los tejidos.

En definitiva, son muchas las propiedades del aceite de onagra y muchos los estudios que avalan su eficacia en múltiples tratamientos relacionados con los problemas menstruales, la calidad de la piel y los tejidos, la circulación sanguínea, e incluso en relación con la mejora del sistema inmunológico para prevenir las enfermedades autoinmunes.

>> En nuestra tienda online puedes encontrar perlas de onagra.

Más artículos

...esto va a ser cosa del metabolis…

Metabolismo lento o rápido, me...

Retención de líquidos: la causa es …

El exceso de volumen de nuestr...

Receta de aromaterapia: loción de m…

 Aplicación: Después del baño...

Tener Perro no es un Juego IV: Expe…

Antes de adquirir un perro, de...

Receta de aromaterapia: vaho descon…

¿Qué son los vahos?: Los vahos...

Si te gusta este portal, dale al "me gusta"... ¡gracias!