9 de agosto de 2020 Última actualización 28 de dic, 2018 - 12:36

Cada vez es más común que los niños sufran todo tipo de trastornos autoinmunes desde sus primeros meses de vida, tanto es así que damos por sentado que nuestros hijos van a sufrir dermatitis, problemas respiratorios, intolerancias alimenticias, diabetes, alergias y otra tanta colección de problemas que nada tienen que ver con la infancia “natural” sino más bien con los hábitos equivocados de nuestra sociedad y sus múltiples contaminantes alimentarios y ambientales.

La amplia gama de vegetales, aporta todos los nutrientes necesarios para la vida y la salud del ser humano, evitando los tóxicos de los productos cárnicos, por eso una dieta vegetariana puede ser una muy buena opción, siempre que se tengan en cuenta ciertas premisas:

  • Alimentos variados y en suficiente cantidad: muchas deficiencias en dietas vegetarianas son causadas por una dieta repetitiva, escasa y pobre, en la que se comen siempre los mismos alimentos, en mucha o poca cantidad. La base de la alimentación vegana debería ser los cereales integrales, en segura instancia encontraríamos las frutas, frutos secos, verduras y hortalizas, siguiendo con las legumbres, las algas, los brotes y germinados.

  • Cereales de buena calidad: los cereales blancos refinados han perdido gran parte de valor nutricional, en cambio los cereales integrales son ricos en oligoelmentos y vitaminas. Los cereales más recomendados serán el trigo sarraceno, la quinoa y el arroz integral.

  • Aceites vegetales de calidad: en el proceso de obtención y refinado de los aceites se pierde gran valor nutricional, destruyendo por ejemplo sus vitaminas naturales y añadiendo residuos tóxicos en muchos casos, por eso, para asegurar un buen aporte de ácidos grasos se deberán consumir aceites obtenidos mediante procesos mecánicos en frío, sin la utilización de disolventes ni aditivos.

  • Esenciales diarios: todos los días se deberán ingerir alimentos esenciales: levadura de cerveza o leches vegetales, Omega3 (nueces, cánola o lino), cereales integrales y fibra.

  • Alimentos BIO: los alimentos BIO han sido cultivados bajo las indicaciones de la agricultura ecológica, lo que significa que están libres de residuos tóxicos, pesticidas y fertilizantes, y libre también de manipulación genética. Todo esto implica que mantienen sus propiedades nutricionales y medicinales intactas y resultan altamente nutritivos.

  • Calcio: Además de los lácteos, que además de calcio tienen otras sustancias que generan problemas en nuestro organismo, podemos encontrar calcio en buenas proporciones en el brócoli, perejil, repollo, diente de león, algas, sardinas (pescado azul fresco), almendras, nueces, ortiga, berro, avena, semillas de lino, germen de trigo, lentejas, garbanzos o sésamo.
    [ Una cucharada de sésamo o de algas aportará la misma o mayor cantidad de calcio a nuestro organismo que un vaso de leche de vaca. ]

  • Vitaminas B12 y D: estas vitaminas no se encuentran en los vegetales, pero si en los lácteos y los huevos en suficiente cantidad. \
    • La vitamina D es esencial para la absorción y aprovechamiento del Calcio. Nuestro organismo produce vitamina D cuando tomamos el sol. Con estar expuestos a la luz solar 10 min. al día obtendríamos esta vitamina. También se encuentra en los lácteos.
    • La vitamina B12 es esencial para la producción de hemoglobina y esencial para la división celular entre otras funciones vitales. Los cereales integrales son ricos en vitaminas del grupo B, excepto la B12. Esta podemos encontrarla en los lácteos y los huevos, en suplementos como la Levadura de Cerveza y en alimentos “enriquecidos con vitamina B12” como algunas bebidas vegetales, tofu, cereales para el desayuno, etc.

  • Proteína vegetal: Las proteínas están formadas por aminoácidos y nuestro organismo las digiere o descompone para obtener de ellas sus aminoácidos, y con estos formar proteínas propias como la insulina o hemoglobina. Este proceso se denomina metabolismo de las proteínas. Las proteínas de la carne son muy ricas en aminoácidos por lo que se consideran más nutritivas, pero con una dieta vegetal variada podemos alcanzar fácilmente el mismo valor nutricional.
  • Alimentos vegetales ricos en proteínas y en aminoácidos:
  • Soja
  • Quinoa
  • Avena
  • Trigo sarraceno
  • Espelta
  • Levadura de cerveza
  • Germen de trigo
  • Lentejas
  • Guisantes
  • Garbanzos
  • Alga espirulina
  • Almendras
  • Setas y hongos
  • Cacahuetes
  • Germinados
  • Brotes
  • Pipas de girasol
  • Pipas de calabaza
  • Arroz integral
  • Sésamo o tahini
  • Brócoli
  • Judías verdes
  • Tofu
  • Semillas de lino
  • Alga chlorella y otras algas (nori,wakame, kombu...)
  • Nueces
  • Anacardos


>> Si te interesa un estudio personalizado de tu dieta y salud nutricional desde el punto de vista de la naturopatía puedes realizar tu consulta en: www.tunaturopataonline.com.

Aún hoy en día existe mucha gente que piensa que la carne es imprescindible para la salud, pero nada más lejos de la realidad. No solo se puede vivir sin carne (o con menos carne) sino que se vive mejor, por eso vamos a explicar algunas alternativas saludables a la dieta carnívora.

Proteína imprescindible para la vida

Antes de nada debemos recordar que las proteínas están formadas por aminoácidos.
Nuestro organismo digiere o descompone las proteínas para obtener de ellas sus aminoácidos, y con estos formar sus propias proteínas como la insulina o hemoglobina. Este proceso se denomina metabolismo de las proteínas. Es decir, para nuestro organismo es esencial obtener de los alimentos aminoácidos, no las proteínas en si mismas, ya que estos aminoácidos no solo forman proteínas, sino que forman parte de más de la mitad de nuestro organismo (órganos, tejidos, sistema inmune, etc.).
[ + información en los artículos : Los aminoácidos y Clasificación de los alimentos ]

Las proteínas de la carne son muy ricas en aminoácidos por lo que se consideran más nutritivas, pero con una dieta vegetal variada podemos alcanzar fácilmente el mismo valor nutricional.

También debemos tener en consideración que las recomendaciones nutricionales generales en relación a las cantidad de nutrientes que debemos ingerir son:

  • Grasas: 30% del total de calorías de nuestra dieta aproximadamente.
  • Proteínas: 10% del total de calorías de nuestra dieta aproximadamente.
  • Carbohidratos: 60% del total de calorías de nuestra dieta aproximadamente.
  • Fibra: aunque no es un nutriente, se recomienda aproximadamente 40 gr. al día.

Problemas de la dieta carnívora

Antes de enumerar los problemas que acarrea el consumo de carne debemos indicar que el consumo de carne a nivel mundial aumentan exponencialmente a la vez que aumentan los problemas de salud y sostenibilidad. La mayoría de las personas de las sociedades supuestamente desarrolladas consumen carne a diario e incluso varias veces al día, por eso partimos de que uno de los grandes problemas es el exceso de carne en la dieta, dejando de lado verduras y frutas frescas.

  • Purinas: las proteínas animales son muy ricas en purinas, que en exceso son perjudiciales para nuestra salud: problemas renales y hepáticos principalmente.

  • Grasa saturada y colesterol: la carne no solo contiene proteínas, sino que también suele tener un gran porcentaje de grasa saturada muy perjudicial para nuestra salud, produciendo problemas cardíacos, hipertensión, hígado graso, etc.

  • Ácido úrico: nuestro organismo al metabolizar las purinas liberan ácido úrico, que en gran cantidad se acumula en forma de cristales en articulaciones, sangre y tejidos, produciendo dolores articulares, gota, rojeces en la piel e hipersensibilidad.

  • Amoníaco: el metabolismo de las proteínas también libera amoníaco (NH3), que más tarde se convierte en urea y es eliminado por la orina. Un exceso de amoníaco en la sangre suele producir astenia, falta de concentración, irritabilidad, cansancio...

  • Hormonas, antibióticos, aditivos: cuando consumimos carne además de proteína y grasa saturada consumimos hormonas y antibióticos residuales, como consecuencia de la explotación ganadera masiva. Además para el transporte, la conservación y su procesado, la carne es aderezada con montón de conservantes, saborizantes, colorantes, etc. Todos estos medicamentos y residuos sintéticos a la larga se acumulan en nuestro organismo produciendo multitud de problemas de salud.

  • Además de estos problemas para nuestra salud, podemos añadir que la carne resulta muy cara (1kilo de nueces alimenta más que un kilo de carne), que su consumo es insostenible (la producción de carne supone un gasto tremendo tanto de recursos ambientales como de dinero), problemas éticos (objetivamente la ganadería actual produce maltrato, sometiendo a los animales a altos niveles de sufrimiento físico y emocional).

Alternativas a la carne: proteína vegetal

Todos los alimentos vegetales son muy ricos en aminoácidos, por eso con una dieta variada y rica en frutas, verduras y cereales integrales podemos conseguir una ingesta saludable de proteínas.

  • Soja [ + info ]
  • Quinoa
  • Avena [ + info ]
  • Trigo sarraceno
  • Espelta
  • Levadura de cerveza [ + info ]
  • Lentejas
  • Guisantes (o harina de guisantes)
  • Arroz integral
  • Garbanzos
  • Alga espirulina [ + info ]
  • Alga chlorella [ + info ]
  • Nueces
  • Anacardos
  • Almendras
  • Cacahuetes
  • Germinados y brote
  • Pipas de girasol
  • Pipas de calabaza
  • Sésamo (o crema de sésamo: tahini)
  • Brócoli
  • Judías verdes
  • Tofu
  • Semillas de lino (linaza) [ + info ]

 














“Famosos” vegetarianos

Hemos querido incluir este dato curioso con el fin de reforzar la idea de que no solo se puede vivir sin carne sino que se puede vivir muy bien!

  • Bill Clinton
  • Martina Navratilova
  • Bruce Lee
  • Oprah
  • Serena Williams
  • Carl Lewis
  • Carlos Santana
  • Albert Einstein
  • Brad Pitt
  • Madonna

  • Natalie Portman
  • Charlize Theron
  • Dustin Hoffman
  • Pamela Anderson
  • Anthony Hopkins
  • Kate Winslet
  • Bob Dylan
  • Bob Marley
  • Bryan Adams
  • Chris Martin (Coldplay)

  • Enrique Bunbury
  • Alec Baldwin
  • Anthony Kiedis (Red Hot Chilli Peppers)
  • Leona Lewis
  • Paul McCartney
  • Diane Keaton
  • Alanis Morissette
  • Bruce Springsteen
  • Mike Tyson
  • Jude Law

 




El equilibrio del Ph de la sangre es fundamental para la vida, tanto es así que una pequeña variación puede suponer el coma o la muerte, es por eso que nuestro organismo está continuamente luchando por mantener ese equilibrio, así que debemos aprender a ponérselo fácil.

A continuación vamos a detallar las claves básicas de la dieta disociada, animándote a participar activamente en tu alimentación y a elegir correctamente los alimentos que que vas a ingerir, como los vas a preparar y a combinar. Es muy importante para tu salud, tu ánimo, tu aspecto y tu equilibrio energético.

Tomar conciencia de la calidad de los alimentos que ingerimos: que no estén refinados, que no lleven aditivos artificiales, que sean lo más naturales posibles, que estén frescos, que no sean transgénicos. Debemos participar en la elección de lo que comemos y cómo lo comemos, escuchando a nuestro organismo y tomando decisiones conscientes más allá del capricho o la oferta generalizada.
Por ejemplo, a pesar de que los cereales (harinas, panes, pastas...) refinados blancos nos parezcan más apetecibles o saludables, nada más lejos de la realidad. Al refinar los cereales, desaparecen la mayoría de sus nutrientes y fibra, por lo tanto los cereales que consumamos deben ser integrales para que sean realmente saludables.

Nuestra dieta deberá estar formada principalmente por vegetales, frutas frescas, crudas o poco cocinadas y cereales integrales. Lo que no quiere decir que no comamos el resto de alimentos, pero siempre en mucha menor proporción.

Prestar atención a cómo preparamos los alimentos. Las vitaminas por ejemplo se destruyen con el calor, por eso es importante tomar en cada ingesta al menos un alimento crudo, que además facilitará la digestión de los alimentos que ingiramos posteriormente. En el caso de las verduras, las debemos cocinar muy poco, y siempre que se pueda mejor comerlas crudas.

Reducir la ingesta de carnes y embutidos, ya que a pesar de ser proteínas (mucho más difíciles de digerir que las vegetales), también llevan incluidos grasas saturadas, nitratos, medicamentos residuales de la ganadería, hormonas, antibióticos, aditivos para su conservación, etc. Y además no aporta casi ningún nutriente más, ya que solo contiene vitamina B que pierde al ser cocinada, y a penas contiene fibra o sales minerales considerables. Además el exceso de carne produce ácido úrico, principal causante del reúma y otras dolencias.

Si tomamos pescados y mariscos debemos cuidar su frescura y procedencia, ya que por ejemplo los mariscos y los pescados grandes como el atún o el pez espada, acumulan gran cantidad de metales pesados, como el mercurio, así como otros tóxicos derivados de la contaminación del mar.

Debemos evitar las sustancias tóxicas para nuestro organismo o sustancias que perjudican el funcionamiento de nuestro sistema, saturándolo o atrofiándolo, como el azúcar refinado, la sal común refinada, el alcohol, las bebidas gaseosas, los pre cocinados, los aditivos (conservantes, colorantes, saborizantes, espesantes, edulcorantes, etc.). Además todo esto que mencionamos produce acidosis en nuestro organismo.
En vez de azúcar blanco refinado podemos tomar miel o melaza, pero lo mejor sin duda es la estevia (una planta que es edulcorante natural, apta para diabéticos).
En vez de la sal blanca refinada (cloro + sodio) podemos tomar sal de Himalaya, ya que además de cloro y sodio (en mucha mejor concentración que la sal refinada) contiene el resto de los oligoelementos básicos para nuestro organismo, por lo que es mucho menos perjudicial y mucho más “nutritiva”.

Los medicamentos están considerados sustancias tóxicas, que saturan nuestro hígado y sobrecargan y atrofian nuestro cuerpo, por eso siempre que podamos debemos evitarlos recurriendo a otros métodos de curación que ayuden a nuestro organismo y promuevan la salud. Por ejemplo para curar una gripe, contamos con alimentos que nos ayudarán mucho más y mejor que los medicamentos farmacéuticos: si tomamos naranjas, limón, jujube, ajo, cebolla, jengibre, llantén, equinácea, propóleo, nos curaremos mucho antes y mejor que con medicamentos, a la vez que reforzaremos nuestro organismo para que no vuelva a enfermar.

Llevar una dieta variada. Esto es vital, ya que cuando nuestro organismo se satura de un mismo grupo de nutrientes, los acumula porque se dificulta su absorción o eliminación y esta acumulación crea problemas. Por eso por muy sanos que sean los espárragos, por ejemplo, no debemos comerlos todos los días, sino que debemos variar nuestra ingesta para aportar a nuestro organismo todo el abanico de nutrientes, aminoácidos, vitaminas y oligoelementos posibles.

Combinaciones erróneas:

  • No debemos combinar carbohidratos con proteínas, ni ácidos con carbohidratos.
  • No debemos combinar diferentes grupos de proteínas (carne con pescado, huevo con pollo, leche con pavo...).
  • No combinar azúcares con carbohidratos, ya que producirá fermentación del almidón.
  • No debemos combinar los lácteos, las frutas y en especial el melón y la sandía con otros alimentos. Si tomamos un vaso de leche mejor fuera de las comidas y sin combinar, lo mismo con la fruta. Por ejemplo podemos desayunar melón, o merendar 2 melocotones y una pera, o podemos merendar un yogur o dos.
  • No debemos combinar las legumbres con proteínas. Sí con todo tipo de vegetales.
  • No debemos mezclar varios frutos secos diferentes.
  • No debemos tomar postre, de ningún tipo, pero en todo caso una manzana o una pera.

    Combinaciones saludables:
  • Podemos combinar pasta con setas, algas o verduras (tomates, calabacines, berenjenas, puerros...).
  • Podemos combinar arroz con setas, algas o verduras (zanahorias, espinacas, espárragos, tomates...)
  • Podemos tomar pan integral con aceites, tomates, aguacates o confituras.
  • Podemos combinar pescado con setas o verduras (no féculas, no patatas) o ácidos (limón).
  • Podemos combinar la carne con setas o verduras (no féculas, no patatas) o ácidos (limón).
  • Podemos combinar los huevos con setas o verduras (tortilla de espárragos, de calabacín, huevos con habas, etc).
  • Podemos combinar un tipo de fruto seco con verduras, setas y hortalizas (zanahorias con espinacas, puerros, champiñones y nueces).
  • Podemos combinar proteínas con grasas, es decir podemos aderezar el queso con aceite de oliva, o con olivas, o con nueces... o tomar pescado al horno con aceite de oliva y limón.

Ingerir suficiente fibra. Es vital evitar el estreñimiento, ya que éste problema por si mismo, es causante de infinidad de trastornos o enfermedades, además de ser síntoma de una mala alimentación. Debemos eliminar la mayor parte de sustancias de deshecho cada día, y esta evacuación debe estar equilibrada con la cantidad que ingerimos, por eso debemos aportar buena dosis de fibra a nuestro organismo, tomando vegetales crudos, frutas, semillas de lino, algas (espirulina, chlorella), cereales integrales, frutos secos (crudos, no fritos ni asados), infusiones de plantas depurativas como el diente de león o la cola de caballo, y todo ello acompañado de una buena cantidad de agua, para que la fibra pueda realizar su función depurativa.

Debemos tomar al menos 2 litros de agua al día, pero no durante las comidas, ya que esta “licuará” los jugos digestivos y hará que nuestra digestión sea más lenta y menos eficaz. Es muy beneficioso tomar agua en ayunas, o media hora antes de las comidas por ejemplo. Por otro lado, mejor si el agua es del tiempo, ni muy fría ni muy caliente, ya que esto afectará al tono muscular de nuestro aparato digestivo.

Alimentos estrella (mejor de cultivo ecológico para asegurar su pureza y salubridad):

  • Aceites vegetales puros, crudos, sin refinar y prensados en frío: por ejemplo aceite de oliva o aceite de germen de trigo.
  • Semillas de lino: las semillas de lino son muy antioxidantes, retardan el envejecimiento celular, son un aporte extraordinario de fibra y además son muy baratas.
  • Ajo crudo: el ajo está considerado como el vegetal con más propiedades beneficiosas para nuestra salud. Mantiene nuestro organismo fuerte y sano, colaborando con nuestro sistema inmunológico para evitar infecciones y otras enfermedades como las derivadas de los problemas circulatorios.
  • Algas: Si llevamos una dieta vegetariana o baja en proteínas, es muy recomendable tomar algas como la espirulina, ya que es un gran aporte de proteína de fácil digestión y fibra.
  • Cereales integrales y semillas. Entre los cereales más beneficiosos encontramos la avena, que protege nuestro sistema cardiovascular
  • Limón: es un estupendo bactericida ideal para combatir cualquier tipo de infección. Además, a pesar de su acidez, en nuestro organismo produce un efecto alcalino, por lo que viene muy bien tomar jugo de limón para combatir la acidez del pH.
  • Lecitina de soja, ideal en caso de hipertensión, menopausia, exceso de colesterol o sobrecarga hepática.
  • Brócoli y espinacas, son unos vegetales excelentes, fuente de múltiples vitaminas y oligoelementos (siempre que se consuman crudos o poco cocinados). Además son muy antioxidantes, sobre todo el brócoli.
  • Vitamina C: La acerola es un fruto con mucha más vitamina C que la naranja, también el jujube (un tipo de dátil). Los alimentos ricos en vitamina C nos aseguran un sistema inmunológico fuerte.
  • Antioxidantes: El acai, las semillas de goji, la granada, el mango, el aguacate, los arándanos, los pimientos o el brócoli son alimentos muy antioxidantes, lo que significa que nos mantendrán lejos del envejecimiento y el deterioro celular, y por lo tanto nos mantendrán sanos.
  • Depurativos: la piña es una fruta muy recomendable sobre todo para ayudar a digerir proteínas (carnes, pescados..). Además es una fruta muy depurativa. También las algas, la cola de caballo, el diente de león, los arándanos, la alcachofa, el aloe vera o la vid roja son vegetales muy depurativos que ayudan a nuestro organismo a eliminar lo que le sobra.
  • Cardo mariano, que ayuda a nuestro hígado a depurar el organismo eliminando tóxicos y equilibrando la grasa corporal.

>> Dieta disociada :: Parte 1, por una alimentación consciente

Más artículos

AGUA BONITA

Siendo potable y con buena apa...

Avales y sellos de Agricultura Ecol…

La Agricultura Ecológica en Es...

La gayuba

La gayuba (Arctotaphylos uva-u...

¿Qué es la medicina holística?

La medicina convencional, se h...

Depura tu organismo

Un cuerpo limpio de residuos t...

En nuestra ecotienda:

  • Comprar Drenabe PLUS, para la retención de líquidos
  • Comprar Detox, superalimento
  • Comprar aceite de Ricino para las pestañas
  • Comprar Vitamina C
  • Citrato de Magnesio
  • Comprar Reishi
  • Spirulina
  • Comprar Colageno liquido
  • Comprar Alga Fucus
  • Comprar Arandano Azul

Si te gusta este portal, dale al "me gusta"... ¡gracias!