9 de agosto de 2020 Última actualización 28 de dic, 2018 - 12:36

Los lavados nasales con Lota y Sal del Himalaya son una técnica muy antigua y totalmente natural que nos aporta una gran cantidad de beneficios y mejora nuestra calidad de vida.

Beneficios :

  • Mejoría de la respiración en general.
  • Técnica fácil, suave y natural.
  • Eliminación de suciedad, bacterias y mucosidades acumuladas en las fosas nasales.
  • Efecto higiénico, mejorando la salud de los oídos, ojos y nariz.
  • Contrarresta los efectos de la contaminación.
  • Efecto tonificante sobre el cerebro. La sal actúa como “catalizador”, activando las terminaciones nerviosas de la nariz y combatiendo de este modo la tensión mental, ansiedad y migrañas.
  • Ayuda a conciliar el sueño cuando existen problemas de insomnio.
  • Mejora la concentración.
  • Increíble sensación de bienestar, limpieza, ligereza y relajación.
  • Alivia los ronquidos durante la noche mejorando el descanso.

¿Quién debe usarlo?

Cualquier persona interesada en cuidar su salud. Especialmente indicado en personas con problemas de alergias, asma, sinusitis agudas y crónicas, resfriados...

También pueden usarlo los niños a partir de cuatro o cinco años.., nos sorprendería comprobar como con pocas instrucciones, aplican la técnica de forma mas sencilla que muchos adultos por primera vez...

Técnica:

  1. Llenamos la Lota (recipiente anatómico diseñado para tal fin) con agua a temperatura corporal y diluimos en ella una cucharadita pequeña de Sal del Himalaya.

  2. Nos colocamos encima de un lavabo o recipiente donde pueda caer el agua.

  3. Siempre con la boca abierta y respirando por ella, inclinaremos nuestro cuerpo y cabeza ligeramente hacia delante. Introduciremos la Lota por la fosa nasal izquierda y sin ningún tipo de esfuerzo, nos relajaremos ajustando la posición para que el agua penetre por la fosa izquierda. Veremos mas o menos rápido (depende de la suciedad), como el agua irá cayendo por la otra fosa nasal, arrastrando consigo todo tipo de impurezas y mucosidades.

  4. Cuando se haya terminado todo el contenido de la Lota, la retiraremos y espiraremos con fuerza no excesiva y la boca abierta, para acabar de retirar todo el agua de nuestra nariz.

  5. Repetimos procedimiento con la otra fosa nasal derecha.

  6. Finalmente espiraremos hasta asegurarnos de que las fosas nasales quedan bien limpias y secas. Aclarado y secado de Lota para guardar.

Nota: No descuidar mantener la boca abierta durante toda la práctica (para evitar descompresión en los oídos). En los primeros intentos es normal sentir sensación de “hormigueo” que desaparecerá con la práctica.

Frecuencia

Si no precisa tratamiento específico, con dos o tres sesiones por semana es suficiente.

En caso de sinusitis, alergias o resfriados, se debería de practicar a diario, principalmente a primera hora de la mañana o a última de la noche, dependiendo de necesidades.

Dudas comunes:

  • ¿Qué ocurre si tenemos un gran taponamiento en la nariz y el agua pasa con muchísima dificultad?

Esto puede ocurrir en caso de sinusitis aguda y congestión nasal, por lo que se debe insistir poco a poco, con intervalos de descanso. A veces la mucosidad se encuentra “enquistada”, o es tan abundante que necesita un tiempo para que pueda “ablandarse y despegarse” de las paredes de las fosas nasales.

Aunque parezca que 'el agua no pasa', debemos realizar los lavados ingualmente.

Esta situación se evita si no se descuida la frecuencia de la práctica diaria.

  • ¿Por qué con Sal del Himalaya?

Si esta técnica se realizase con sal común, sería mucho mas agresiva y desagradable, ya que se produciría una sensación de “escozor e irritación” y no conseguiríamos todos los beneficios deseados.

La Sal del Himalaya, por su naturaleza, pureza y su riqueza en oligoelementos, nos aporta un mayor confort y suavidad en los lavados nasales, por no hablar de los innumerables beneficios que por su composiciónnos ofrece a nuestra salud.

  • ¿Qué tipo de agua?

Hay quien lo hace con agua corriente del grifo o agua mineral embotellada, ya que al añadir la sal se 'purifica' el agua en cierto modo, pero la recomendación oficial es hacerlo con agua destilada.

>> En nuestra ecotienda puedes encontrar lota nasal y sal del Himalaya molida

Hoy en día las alergias se han convertido en un problema grave que afecta cada día a más y más personas desde su nacimiento, tanto, que su aumento en países desarrollados es similar al de la propagación de las epidemias. Más del 25% de la población europea sufre alguna alergia, y se estima que para el 2020 este porcentaje podría duplicarse; el número de afectados por alergias es directamente proporcional a su nivel de desarrollo (mayor desarrollo, mayor número de afectados por alergias).

Las alergias son objeto de multitud de estudios aunque a pesar de ello poco se sabe de por qué se producen y cómo remediarlo, y por ahora parece que solo podemos intentar huir de ellas, reforzar nuestro organismo y aliviar sus síntomas, pero apenas nos llega información de por qué se producen.

¿Qué es la alergia?

La alergia es una reacción del sistema inmunológico de nuestro organismo que reconoce como extraña una sustancia que se denomina alérgeno (o antígeno). Las reacciones pueden ser muy variadas y los alérgenos casi de cualquier tipo. Por ejemplo hay organismos que reconocen como una sustancia extraña a alguna proteína de la leche, los cereales, la soja, o el huevo o los frutos secos; también el polen o gramíneas, la caspa animal, metales, elementos químicos de insectos o medicamentos… y así una larga lista que también aumenta día a día. Las reacciones también son muy variadas, ya que las alergias pueden producir síntomas muy molestos pero leves, como rinitis o dermatitis, o síntomas muy graves como los que producen insuficiencias respiratorias que llevan al shock anafiláctico (reacción exagerada del organismo ante un alérgeno, produce aumento del ritmo cardíaco e insuficiencia respiratoria).

¿Cómo se defiende nuestro cuerpo?

Nuestro sistema inmunológico intenta proteger nuestro organismo del invasor (alérgeno), y para ello produce unos anticuerpos llamados inmunoglobulina E (IgE), específicos para cada alérgeno. Estos anticuerpos estimulan unas células llamadas mastocitos que en ese momento liberan histamina. La histamina contiene sustancias químicas que son las causantes de las reacciones alérgicas. Por eso, los medicamentos que se recomiendan para aliviar los síntomas de las alergias se denominan antihistamínicos (reducen el nivel de histamina en sangre).

¿Por qué nuestro cuerpo reconoce sustancias en principio inocuas como extrañas o nocivas?

La alergia se considera un fallo del sistema inmunológico ya que se 'equivoca' al reconocer como extraña una sustancia que debería ser inofensiva para nuestra salud, por lo que la naturopatía considera que la verdadera causa es que el organismo se encuentra hipersensibilizado por lo que se debe procurar recuperar el equilibrio fundamentalmente.

Los estudios confirman que la tendencia a sufrir alergias es hereditaria, pero en cambio, la mayoría de las alergias surgieron sin predisposición genética; es decir, si tu o tu pareja sufrís alguna alergia, vuestro hijo seguramente la sufra también, pero si tu o tu pareja no tenéis alergia, es probable que tu hijo sufra alguna alergia de igual manera. En cualquier caso se hereda la predisposición a padecer alguna alergia, no una alergia en concreto.

Algunos estudios acusan a la contaminación atmosférica de las alergias y otros estudios muy elaborados señalan a los pesticidas y las alteraciones genéticas de los alimentos como los causantes de las alergias.
Los pesticidas contaminan no solo los alimentos objetos del cultivo, sino también el aire, el agua y la tierra de su entorno. Esto hace que su propagación sea imparable y su 'limpieza' imposible, y por otro lado sus efectos nocivos pueden perdurar por años dependiendo de su composición química. Los pesticidas alteran la composición química natural de los alimentos, y por eso los estudios aseguran que este hecho produciría que nuestro organismo identificase como 'extraño' un alimento cuya composición natural no debería ser perjudicial.

Los alimentos transgénicos también están en el punto de mira de los estudios sobre las alergias. Estos alimentos OGM (organismos genéticamente modificado), han sufrido alteraciones en su cadena genética natural, y en muchos casos, esta cadena genética se altera introduciendo genes de otros seres vegetales o animales, hasta el punto de que se ha llegado a alterar el genoma de la soja introduciendo en su estructura genes procedentes de vacas. Los estudios han demostrado que los elementos alterados genéticamente producen reacciones alérgicas en muchos organismos, ya que el organismo no reconoce la composición de esa sustancia, entre otras reacciones.

¿Qué podemos hacer?

En este caso, lo mejor que podemos hacer a nivel global es exigir que se preste atención a este problema que aumenta cada día y hace de muchas personas enfermas crónicas por unas u otras alergias. La información es un derecho y en muchos casos, la mejor prevención. La manipulación de la información es un delito, por eso estamos en nuestro derecho de exigir información acerca de lo que ingerimos o respiramos. Por otro lado, no debemos olvidar que las alergias generan ingresos millonarios en aumento a diferentes laboratorios químicos y farmacéuticos, para los que se ha convertido en un gran negocio con máxima rentabilidad, ya que no olvidemos que la alergia no tiene cura y requiere tratamiento en muchos casos de por vida. 

A nivel particular, podemos intentar evitar los síntomas de la alergia, sobre todo en la época primaveral, manteniendo limpios a nuestros animales de compañía, sus juguetes y camas, manteniendo nuestra casa limpia de polvo, cerrando las ventanas de casa, utilizando gafas de sol para evitar la irritación de los ojos o mascarillas para evitar la rinitis y el asma.

En cualquier caso, siempre se debe consultar con un especialista cada caso particular ya que existen varios métodos alternativos que que ayudan a lidiar con las alergias e incluso curarlas definitivamente porque una vez que se recupera el equilibrio orgánico el sistema inmune recupera su función y las alergias desaparecen.

>> Algunas fuentes recomendadas: SGAIC (Sociedad gallega de alergología e inmunología clínica), INMUNAL, HealthDay, The Nemours Foundation y SEAIC (Sociedad española de alergología e inmunología clínica).

Elena Cibrián
Naturopatía y nutrición
www.tunaturopata.es

El anís (Pimpinella anisum) es una planta de origen asiático pariente del perejil. Puede medir entre los 60 / 80 cm., de flores pequeñitas blancas, que se cultiva en zonas templadas. Sus hojas y sus semillas son muy aromáticas y de un sabor agradable y dulce por lo que desde la Edad Media se viene utilizando en multitud de aplicaciones, tanto culinarias como terapeúticas. 

Fue introducida en España por los árabes, y hoy por hoy España se ha convertido en uno de los países de mayor producción de anís, aunque una de sus variedades más conocidas, el anís estrellado, proviene de Asia, país donde es considerado como uno de los 5 ingredientes esenciales para su concina y también con gran uso en su medicina. La primera referencia histórica del anís se encontró en unos papiros egipcios ("enciclopedias medicinales") y posteriormene en algunos escritos de filósofos griegos, o romanos, como Plinio.

El anís tiene un alto contenido en ácido ascórbico (vitamina C, mejora la visión, es antioxidante y tiene acciones anti-infecciosas, entre otras), aceite anetol (de donde proviene su olor tan característicos, su esencia), flavonoides y sales minerales.

Se utilizan tanto sus hojas (para uso culinario), como sus semillas verdes para la extracción de su aceite esencial, como sus semillas secas para repostería o infusiones.

El anís tiene propiedades muy beneficiosas para la digestión, alivia los gases y ayuda a expulsarlos, por lo que reduce la hinchazón o los cólicos. También alivia el mal aliento, de hecho en la antigua civilización griega ya masticaban hojas de anís con este fin.

Tiene propiedades expectorantes, por lo que ayuda en casos de bronquitis, tos seca o asma.

Recientemente se han descubierto propiedades anibacterianas del anís, ya que ayuda a prevenir los catarros, incluso se han realizado estudios de su composición química, para confirmar sus beneficios en tratamientos contra la malaria.

Sus usos más comunes son las infusiones de anís, para aliviar los gases o malas digestiones. Su aceite esencial se utiliza en aromaterapia porque ayuda en casos de congestión bronquial y flatulencia, sus semillas secas de sabor dulce como especia, para la repostería, o para la elaboración del licor de su mismo nombre.

No se conocen efectos secundarios de la toma de anís, de hecho es muy común el uso de las infusiones de anís en bebés, para aliviar sus cólicos, pero el aceite esencial si que tiene una alta concentración, por lo que ha de utilizarse una única gota mezclada con aceite de coco o cualquier otro aceite base, para uso externo en masajes, por ejemplo.

>> En nuestra tienda online puedes encontrar Anis verde de producción ecológica.

Eucalipto

A lo largo de la historia, desde las antiguas culturas africanas hasta nuestros días, el eucalipto (Eucalyptus globulus Labill) ha sido utilizado como remedio natural y muy efectivo en caso de catarros, infecciones del aparato respiratorio y fiebres, incluso se utilizó como remedio contra la malaria.

El eucalipto es un árbol muy resistente. No necesita a penas agua, puede aguantar periodos de sequía total de hasta 7 meses y puede resistir incluso un incendio, quizá por esto, su madera es muy apreciada por todo el mundo.

Sus hojas tienen un gran poder broncodilatador, antiséptico antiinflamatorio, y por eso se toma infusión de eucalipto tradicionalmente para combatir catarros, dolores de garganta (infección o inflamación por irritación) y bronquitis. Sobre su aplicación para el asma existen informes de expertos que afirman que el eucaliptol del eucalipto reduce el moco en casos asmáticos y otros informes alertan de que no es seguro durante la crisis asmáticas ya que se han recogido casos de empeoramiento. En cualquier caso está demostrado que el eucaliptol tiene propiedades 'mucolíticas', es decir, que ayudan a disolver las secreciones mucosas pulmonares para ser expulsadas con mayor facilidad, por lo que a excepción del asma por la duda sembrada, se recomienda su utilización de forma segura para afecciones catarrales y que cursan con dificultad respiratoria.

Si se utiliza en forma de vahos, tiene el poder de abrir los bronquios y despejar la nariz (pos su efecto antiinflamatorio) en casos de rinitis, sinusitis o cualquier inflamación de las vías respiratorias, aunque nuestra recomendación es utilizarlo directamente en forma de aceite esencial sobre la piel, masajeando para que el principio activo penetre bien por las vías respiratorias y torrente sanguíneo.

También es muy frecuente su uso en forma de ungüento para ser aplicado directamente sobre el pecho o espalda, y además de descongestionar las vías respiratorias en casos de asma, tos, catarro, bronquitis, etc... alivia los dolores producidos por el reúma, la atritis o cualquier lesión articular.

Más artículos

Aliviar y prevenir la esclerosis mú…

La esclerosis múltiple es una ...

TOP 10: frutas y verduras

Cuando realizamos una dieta de...

Aceite de Rosa de Mosqueta

El cuidado diario de la piel, ...

La Cúrcuma, antiinflamatorio natura…

Aunque la cúrcuma se conoce pr...

Angélica

(Archangelica officinalis). Se...

En nuestra ecotienda:

  • Comprar Drenabe PLUS, para la retención de líquidos
  • Comprar Detox, superalimento
  • Comprar aceite de Ricino para las pestañas
  • Comprar Vitamina C
  • Citrato de Magnesio
  • Comprar Reishi
  • Spirulina
  • Comprar Colageno liquido
  • Comprar Alga Fucus
  • Comprar Arandano Azul

Si te gusta este portal, dale al "me gusta"... ¡gracias!