19 de octubre de 2020 Última actualización 28 de dic, 2018 - 12:36

Dese 2008 aproximadamente el jugo de noni ha adquirido mucha popularidad en occidente ya que se le atribuyen propiedades anticancerígenas lo que ha generado una auténtica revolución en la producción de esta planta medicinal, pero vamos a analizar cuanto hay de realidad y cuanto de negocio en todo esto.

El noni (morinda citrifolia), también conocida como fruta sagrada o mora de la India, es un arbusto que puede llegar a parecerse a un árbol, ya que puede alcanzar los 7 metros de altura. Es original del Asia, pero en los últimos años se cultiva con fines terapéuticos y comerciales en toda América tropical, y es muy común encontrar un arbusto de noni en casas particulares.
El fruto del noni nos recuerda por su aspecto a una chirimoya, solo que en este caso, el noni maduro se vuelve blanquecino y desprende un olor muy desagradable.

En la Polinesia, de donde proviene el noni, los chamanes utilizan su jugo para tratar todo tipo de dolencias, como problemas respiratorios, problemas reumáticos, parasitos intestinales, dolor de muelas, envenenamientos, herpes, para dilatar el útero durante el parto o para reducir la tensión. La fama de la “fruta milagrosa” llegó a Cuba, donde la empezaron a cultivar con fines medicinales y para tratar el cáncer de pulmón, y después de obtener algunos buenos resultados para este y otros tipos de cáncer, la fama del noni se disparó por toda América central, llegando hace unos años a Europa.

Lo cierto es que la composición del noni es extraordinaria desde un punto de vista nutricional y terapéutico ya que contiene importantes alcaloides como la xeronina y proxeronina, y un gran porcentaje de carotenos, flavonoides y otros tantos componentes esenciales, como el eugenol.

El jugo de noni tiene reconocidas propiedades como antibacteriano, antiparasitario, antiinflamatorio, analgésico, regulador de la tensión y para el tratamiento de la anemia o el agotamiento. Es muy nutritivo y tiene una cierta acción hipoglucemiante, lo que significa que disminuye ligeramente los niveles de glucosa en sangre.
El noni se suele recomendar para muy variados tratamientos, ya que por ejemplo por su poder antiinflamatorio constituye un buen tratamiento para el asma y también para la artrosis.
Sobre todo es muy antioxidante y ayuda depurar el organismo y a reforzar el sistema inmunológico que se ve disminuido naturalmente a partir de los 30 años, y además se ve seriamente deteriorado en personas con adiciones tóxicas, como el alcohol o el tabaco. Como refuerza el sistema inmune del organismo, ayuda a combatir todo tipo de enfermedades, y también a recuperarse después de someterse un tratamiento farmacológico agresivo.

El noni y el cáncer

La tradición terapéutica del noni es principalmente popular, es decir, la experiencia y la tradición han situado a esta fruta entre los primeros productos de naturopatía y medicina natural, pero cuenta con muy pocos estudios oficiales que avalen su fama y aún se conoce más bien poco de su potencial curativo, al menos desde un punto de vista científico.
El noni está catalogado estrictamente como un alimento seguro, altamente nutritivo y antioxidante, que ayuda a reforzar el sistema inmunológico, pero sin menciones oficiales hacia el resto de sus propiedades.
Existen algunos estudios publicados por la Universidad de Hawai, Cuba, Brigham Young o Rutgers que arrojan datos positivos para el tratamiento con noni algunas enfermedades infecciosas por contagio de virus, bacterias y hongos, también para el tratamiento del asma y para el tratamiento de tumores pulmonares. No obstante, sus propiedades aún se encuentran en estudio y no existen estudios positivos suficientes que avalen la tradición terapéutica del noni.

Por lo tanto, aunque el jugo de noni constituye un complemento muy bueno para la salud, queremos recalcar que por ahora no existen informes médicos oficiales que concluyan que el noni ayuda a tratar el cáncer.
Aunque ha dado algunos buenos resultados tratando esta enfermedad ya que se ha observado una reducción del tamaño tumoral en algunos casos, ante todo debemos ser responsables y prudentes, y en ningún caso debemos afirmar que 'el noni cura el cáncer' como se atreven a proclamar muchos comerciantes movidos por un único interés comercial, dando lugar incluso a un peligroso “tráfico” de jugo de noni al margen de cualquier tipo de control sanitario.

Quizá hayas visto en alguna ocasión un fruto parecido a la manzana pero mucho más pequeñito; pues bien, esas mini-manzanas seguramente en realidad fuesen acerolas, una de las frutas con mejores propiedades para la salud.

El acerolo (Crataegus azarolus L.) es un árbol frutal europeo (sur de Europa y norte de África) que a veces se suele confundir con la acerola (Malpighiaceae sp.), que es un arbusto originario del centro y sur de América. Ambos tienen un fruto muy rico en vitamina C, pero hoy nos centraremos en el fruto del acerolo árbol. El acerolo es un árbol mediano de colores muy llamativos. Su flor es blanca, muy bonita y se dispone en racimos dando lugar a los pequeños frutos de un rojo intenso.

La acerola europea es una fruta que madura al final del verano y es muy apreciada por su alto contenido en vitamina C. Tradicionalmente considerábamos que las naranjas eran las frutas con más contenido en vitamina C, junto con los pimientos, la manzana, el meón, la soja, el aguacate... , pues bien, la acerola contiene mucha más cantidad vitamina C que la naranja. Para hacernos una idea, un vaso de zumo de naranja contiene 124 mg de vitamina C, y una taza de acerola 1.600 mg de vitamina C.

  • La vitamina C o ácido ascórbico es una de las vitaminas más importantes ya que tiene muchos beneficios para nuestra salud, entre los que destaca su propiedad antioxidante y su capacidad ara mejorar el sistema inmunológico de nuestro organismo.

Muchos estudios médicos y científicos, como los llevados a cabo por el biólogo Premio Nobel estadounidense Linus Pauling (estudioso y detractor de las pruebas nucleares por su efecto nocivo en los seres vivos) nos dan a conocer la importancia de la vitamina C para la salud. Linus Pauling afirmaba en su estudio de Medicina Ortomolecular y Vitamina C: «El total de síntomas asociados a la falta de vitamina C van de las alergias, anemia, amigdalitis, artritis reumatoide, arterosclerosis, aspereza de garganta. bronquitis, cáncer, cataratas, cefaleas, diarrea, dolor abdominal, dolores en coyunturas, dolores musculares, encías sangrantes, escalofríos, faringitis, fiebre, fiebre reumática, hemorragias, hepatitis, herpes labial, infecciones agudas y crónicas, infertilidad, intoxicaciones, laringitis, malestar general, meningitis, neumonía, otitis media, resfriados, rinitis, ronquera, tos, vómitos, sarampión, hasta enfermedades cardíacas, enfermedades renales, enfermedades vasculares periféricas, enfermedades relacionadas con la edad avanzada, deterioro del sistema inmunitario, y las enfermedades degenerativas del sistema nervioso».

Muchos de estos estudios médicos afirman que si se consume regularmente alimentos ricos en vitamina C (acerola, naranja, col, piña, apio, mango, soja, pimientos, manzana, limón, espinaca...) se pueden prevenir innumerables enfermedades y se puede alargar la edad y calidad de vida considerablemente.

  • La acerola, tiene propiedades antioxidantes, previene y retarda la degeneración celular y protege al organismo de enfermedades, infecciones víricas o bactericidas.

Un aumento de vitamina C en la dieta, ayuda a prevenir la alergia estacional y los problemas respiratorios (asma, sinusitis, rinitis...). También tiene propiedades beneficiosas para la vista y la piel (psoriasis, dermatitis, irritaciones...). Durante la lactancia, también es recomendable aumentar la dosis de vitamina C, por lo que la acerola vendrá muy bien en mujeres que se encuentran en el periodo de lactancia. Ayuda al organismo a combatir eficazmente los síntomas del resfriado y la gripe; también combate la infección por herpes y alivia el cansancio o el decaimiento.

La acerola además es un fruto muy rico, con un sabor parecido a la manzana, quizá un poquito más ácido. Se encuentra en algunos supermercados especializados o en algunos huertos particulares, pero como es difícil de conseguir, se suele consumir la acerola en comprimidos de polvos de acerola.

>> En nuestra ecotienda tenemos comprimidos de acerola de producción ecológica.

 

La equinácea es una planta nativa de Estados Unidos, donde tradicionalmente los indios la usaban para curar el envenenamiento por mordeduras de serpiente y algunos insectos. Hoy por hoy es común tomar preparados anti-gripales cuya base es la equinácea.

La equinácea (Echinacea angustifolia) es una de las plantas más utilizadas en naturopatía y una de las 10 plantas imprescindibles en cualquier botiquín de un fitoterapeuta.

Contiene gran cantidad de glucósicos en su raíz (moléculas compuestas por glúcidos, azúcares), aceite esencial, terpenos (coloración y síntesis de vitaminas), ácidos grasos (oléico y linoléico entre otros), alcaloides (actúan sobre el sistema nervioso), taninos (astringentes y antiinflamatorios), calcio, magnesio, sodio y vitamina B (diversas funciones vitales) y vitamina C (antioxidante e inmunológico). En sus flores, que son parecidas a las margaritas pero de color magenta, es donde se encuentra una mayor concentración de aceite esencial.

La equinácea tiene una gran poder inmunológico, protege el organismo mejorando la función de los leucocitos (defensas) y además es un extraordinario bactericida.

Se recomienda un tratamiento con equinácea por ejemplo para tratar enfermedades de transmisión sexual, como la gonorrea, hongos vaginales o sífilis, ya que evita el crecimiento y proliferación de los virus. También ayuda a curar la infección de orina que causa cistitis. Su uso más extendido es para tratar las enfermedades respiratorias típicas como gripe, resfriado, catarro, sinusitis, laringitis... elimina los síntomas de estas enfermedades ya que desinflama los cornetes nasales y es expectorante y a la vez ayuda al organismo a luchar contra el virus que causa la enfermedad. También se ha comprobado que puede erradicar la aparición de herpes. Los herpes aparecen en organismos con un sistema inmunológico débil, por eso, aunque existan medicamentos que aparentemente curan los herpes, estos vuelven a aparecer después de un tiempo. Por eso, para erradicar de forma definitiva los herpes es importante reforzar el sistema inmunológico.

La equinácea también tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas, por lo que se puede administrar en casos de lesiones musculares, por ejemplo.

La mejor manera de tomar equinácea, como la mayoría de las plantas medicinales, es en líquido, en forma de aceite esencial o tintura. En este caso, mejor en tintura para los casos en los que requiera ingerirse, es decir para su uso interno. La tintura se extrae de la planta fresca, dejándola macerar en agua y alcohol, por lo cual contiene Equinácea (raíz y flor), agua y alcohol, nada más. La tintura tiene un gran potencial ya que contiene el principio activo de la planta muy concentrado, por lo que resulta muy efectiva y práctica. Se toma en gotas (20 o 30) disueltas en agua o zumo natural. La posología dependerá del productor de la tintura, por lo que habrá que atender a las recomendaciones de cada fabricante.

En nuestra ecotienda tenemos tintura de equinácea de producción ecológica.

 

Descubre las propiedades terapeuticas del Shiitake, refuerza tu sistema inmune y ayuda a recuperar el hígado.

Más artículos

Alcohol y aceite de romero

Tradicionalmente se ha utiliza...

Propóleo para tratar infecciones y …

Aunque el propóleo no es una s...

Energía vital

Como nos explican las leyes de...

Aliviar y prevenir las hemorroides …

Las hemorroides se derivan de ...

Cambiando el cuento del Lobo

En este artículo vamos a salir...

En nuestra ecotienda:

  • Comprar Drenabe PLUS, para la retención de líquidos
  • Comprar Detox, superalimento
  • Comprar aceite de Ricino para las pestañas
  • Comprar Vitamina C
  • Citrato de Magnesio
  • Comprar Reishi
  • Spirulina
  • Comprar Colageno liquido
  • Comprar Alga Fucus
  • Comprar Arandano Azul

Si te gusta este portal, dale al "me gusta"... ¡gracias!