×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 44

Imprimir esta página

Tener Perro no es un Juego II: Experiencia Previa y Niños

Publicado en mundo perruno
Leído 2664 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Tener perro nos cambia la vida, esto es un hecho. Pero hay que ser conscientes de las nuevas responsabilidades y obligaciones que debemos asumir, si es que realmente queremos tener perro.


¿Tenemos niñ@s en casa?

Los niños deben aprender a RESPETAR las necesidades del perro. No son juguetes que se mueven solos para su disfrute. Son seres vivos que requieren unos cuidados específicos. Casi todos los niñ@s muestran mucho interés por los animales, pero este interés debe ser “canalizado”, de forma que el entusiasmo no se traduzca en brusquedad o maltrato involuntario hacia el perro. Hay que explicarles e insistir en cómo debe comportarse con el perro. Lo que puede o no puede hacer. A su vez, se debe acostumbrar al perro a tratar con niñ@s. Debe aprender a que no se juega de la misma manera con otros perros, que con los seres humanos. Por otra parte hay una norma fundamental: JAMÁS HAY QUE DEJAR A UN PERRO Y A UN NIÑ@ SOLOS JUGANDO SIN VIGILANCIA. Los perros no dejan de ser animales y podrían reaccionar de alguna manera brusca, a un comportamiento inadecuado o acción involuntaria del niñ@. Ocurren numerosos accidentes por omitir esta regla elemental. Sin embargo, siguiendo unas pautas sencillas y de sentido común, permitir que un niñ@ crezca con un perro en casa, es de las cosas más beneficiosas que le pueden pasar en la vida. No sólo está demostrado que los niños que viven en hogares con mascotas tienen un sistema inmunitario más desarrollado, padecen menos enfermedades respiratorias, menos alergias, etc., sino que crea un vínculo y un sentido de la responsabilidad para con el perro extraordinario. Es terrible ver cómo parejas con perro, se deshacen de su mascota cuando deciden ser padres, por ignorancia, por miedo o por ambas.

¿Tenemos suficiente tiempo para dedicarle?

No nos engañemos. Cubrir las necesidades de un perro conlleva mucho tiempo. Y muchas veces, es un detalle que no sopesamos en profundidad. Como mínimo, el perro debe ser sacado 3 veces al día, para que haga sus necesidades, haga ejercicio y se relacione con otros perros y personas. Es evidente que en nuestra sociedad no es fácil sacar tiempo. Pero al menos una de las 3 salidas, debe tener una duración de una hora como poco. Las otras dos podrían ser salidas de 15 o 20 minutos, para que pueda hacer sus necesidades y estirar las patas. Aunque lo ideal es que todas las salidas fueran largas. También hay que tener en cuenta que un cachorro que todavía no controle bien las deposiciones, tendrá que salir más veces a la calle, porque no es capaz de aguantar mucho tiempo sin orinar o defecar. Además, también hay que dedicarle tiempo para jugar con él en casa, cepillarle, etc.

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lo último de