13 de December de 2019 Última actualización 28 de Dec, 2018 - 12:36

Los aminoácidos

Seguro que habrás escuchado más de una vez aquello de que “las proteínas son esenciales para la vida”, sobre todo a los defensores de la dieta carnívora, pero realmente el protagonismo y el mérito nutricional se lo debemos a los aminoácidos que componen esas proteínas y que encontramos en muchos otros alimentos.

La maca (Lepidium meyenii) es una de las plantas medicinales más unidas a la cultura e historia de una civilización, y es que la maca andina ha estado presente en la civilización Inca-peruana desde sus inicios, y desde entonces esta raíz ha sido utilizada para aumentar la potencia sexual y la fuerza.

La maca, también conocida como huto huto, mayno o chichira, es una planta nativa de los Andes peruanos, donde se cultiva a grandes alturas (siguiendo hoy por hoy los mismos métodos incas). Su raíz es parecida a los rabanitos o nabos, y en ella es donde se encuentra su mayor concentración de compuestos nutritivos.

La maca y los INCAS

El pueblo Inca utilizaba esta raíz como alimento para aumentar su potencia sexual. Consideraban que la maca era un regalo que les hacían los dioses para mejorar la fertilidad, y por eso, tradicionalmente se regalaba en las bodas y otros rituales religiosos. También se consumía maca antes de las batallas para obtener más resistencia y fuerza. Cuando los españoles llegaron a Perú, llevaron con ellos muchos animales de ganado y enseguida vieron que por problemas de adaptación los animales no se reproducían con normalidad. Observando la cultura inca comprendieron que la maca podría beneficiar también al ganado, por eso, comenzaron a alimentar el ganado con raíz de maca, y así lograron solucionar los problemas de reproducción de los animales.

La maca hoy

Hoy por hoy, en todo el mundo se consume maca para mejorar problemas de fertilidad en mujeres, como complemento alimentario en estados carenciales, y sobre todo para resolver problemas de erección e impotencia masculina, como “viagra natural”. Lo cierto es que la maca ha obtenido su “fama” de modo tradicional y basándose en registros históricos y en la tradición cultural, ya que no existen informes científicos “oficiales” que afirmen contundentemente esta propiedad terapéutica.

La OMS por su parte, publicó un informe en 2003 “Safety Monitoring of Traditional Medicines”, en el que no se profundiza acerca de su composición o actividad médica y nombran la Maca (lepidium meyenii) textualmente como “Ginseng of de Anders”. No obstante, existen muchos estudios independientes de diferentes universidades y expertos en botánica, nutrición y medicina, (“Universidad de Nápoles”, “Universidad Peruana de medicina Cayetano Heredia”, “Instituto de Investigaciones de la Altura” “International Potato Center”, “R. & D.: Functional Foods - Back to the Future”...), que han ofrecido una valiosa información acerca de los valores nutricionales y medicinales de la maca, de lo que podemos concluir que la maca es un excelente complemento alimenticio de gran concentración proteica y con una gran cantidad de aminoácidos, 10 de ellos esenciales para nuestra vida.
Tiene una composición nutricional parecida a la de los cereales, pero con mayor contenido en minerales y oligoelementos (zinc, magnesio, sodio, cobre, calcio, hierro, potasio, fósforo...), lo que le hace un excelente complemento para dietas vegetarianas, deportistas y en general para estados carenciales, ya que mejora el rendimiento físico e intelectual otorgando fuerza y vitalidad. Además, refuerza la actividad de las glándulas endocrinas, lo que le otorga propiedades revitalizantes y estimulantes de la libido (masculina y femenina), así como un remedio para los síntomas de la menopausia y disfunciones sexuales.

Aunque también se pueden comer sus hojas, como decíamos, su parte más rica desde un punto de vista nutricional es la raíz, y se suele consumir desecada, en polvo, o en cápsulas. La cultura Inca utilizaba consumía la maca cruda y desecada. Con la “harina de maca” elaboraban panes, tortas o bebidas, tradición que aún hoy se sigue practicando en muchas zonas de Bolivia y Perú.

Escuchar a nuestros antepasados y revisar nuestra historia nos hace apreciar aún más la riqueza de nuestro entorno natural así como las ventajas de una forma de vida hoy casi extinta, una forma de vida en la que la observación, el estudio, la experimentación y el respeto hacia nuestro entorno natural, ofrecía soluciones para casi cualquier problema cotidiano.

En nuestra ecotienda ofrecemos maca de cultivo ecológico controlado.

La soja es una legumbre que pertenece a la familia de las Papilonáceas, crece en zonas templadas del planeta y sus cultivos se encuentran muy extendidos en Asia, especialmente en China, Estados Unidos, Argentina, Brasil y Canadá. Llegó a Europa y al continente americano en el S. XVIII.

Es originaria del norte y el centro de China donde alrededor del año 3000 A.C. se le consideró una de las 5 semillas sagradas como el arroz, el trigo, la cebada y el mijo. Los chinos atribuyeron su descubrimiento al emperador Sheng- Nung, al cual también se le atribuía la invención de la agricultura y la medicina.

Los japoneses tras la guerra Chino- Japonesa (1894- 1895) entraron en contacto con esta legumbre y comenzaron a importar tortas de aceite de soja con fines fertilizantes. La idea que se extendió por el país era: “el que tiene soja posee carne, leche y huevo”.

La soja es un alimento muy aclamado en la actualidad por sus altos aportes nutritivos lo que ha derivado en la aparición de distintos productos que la contienen en mayor o menor proporción.

Esta leguminosa tiene un alto contenido de proteínas, 37% aproximadamente, más o menos 2 o 3 veces más que la carne; 23,5% de lípidos, la misma cantidad de hidratos de carbono y un 12% de fibra. Su alto contenido en proteínas la hace recomendable para dietas vegetarianas ya que ayudan a cubrir las necesidades de aminoácidos.

La soja aporta todos los aminoácidos esenciales, vitaminas A, D, E y minerales como potasio, fósforo, calcio, magnesio e hierro. Por si fuera poco, además tiene un alto contenido en ácidos grasos esenciales que no produce el cuerpo humano por si sólo, como el Omega 3 y 6. Otra propiedad llamativa es que contiene tocoferoles que son antioxidantes naturales con funciones similares a las de la vitamina E.

  • Se han hecho diversos estudios sobre la soja y sus beneficios para la salud que han dado lugar a una gran controversia con respecto a la soja, ya que existen profesionales de la salud que lo consideran un aliado contra el cancer de mama, próstata, colon, ovarios y endometrio y otros profesionales y entidades que recomiendan evitar el consumo de soja precisamente si se sufre o se ha sufrico cancer de mama por ejemplo, ya que la soja tiene un alto componente estrogénico sobre el que aún no existe una unidad de opiniones.

Se han realizado distintos estudios entre la población oriental de los que se deduce que son menos propensos a sufrir cáncer que la población occidental. Una de las razones que se barajan es que en los países orientales se ingiere mucha más cantidad de proteína vegetal que es países occidentales.

Son muchos los beneficios citados, pero, ¿es recomendable tomar alguna precaución?.

Incluir la soja en nuestra alimentación es seguro tanto para niños como para adultos aunque se debe evitar su consumo en aquellas personas que sufran de gota por exceso de ácido úrico debido a su alto contenido en purinas.

El Organismo estadounidense para el Control de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha comenzado a permitir a los productores de alimentos que contengan al menos 6,25 mg de proteina de soja por ración incluir el siguiente texto: “25 mg de proteína de soja al día, incluídas en una dieta baja en grasas saturadas y colesterol, pueden disminuir el riesgo de sufrir transtornos cardíacos”.

A parte de la soja en su estado natural sus beneficios se pueden encontrar en diversos derivados, entre ellos destacan la harina de soja, muy rica en proteínas; el aceite, que es una buena fuente de grasas poliinsaturadas; la lecitina, para controlar el colesterol; la bebida de soja que no contiene lactosa ni colesterol y aporta menos calorías al organismo, se usa como sustituto de la leche de vaca en caso de alergia o intolerancia a la lactosa por su alto aporte de calcio.

Una recomendación importante que se debe hacer sobre su consumo es que la mayoría de la soja que se comercializa es soja transgénica (modificada genéticamente), por lo que sería óptimo el consumo de soja ecológica que nos asegure un aporte real de todas sus propiedades.

En nuestra ecotienda tenemos lecitina de soja en perlas procedente de soja no modificada genéticamente. La lecitina de soja es un complemento dietético que previene la hipertensión, reduce los niveles de colesterol en sangre y reduce los trastornos durante la menopausia.

En nuestra ecotienda:

  • Comprar Drenabe PLUS, para la retención de líquidos
  • Comprar Detox, superalimento
  • Comprar aceite de Ricino para las pestañas
  • Comprar Vitamina C
  • Citrato de Magnesio
  • Comprar Reishi
  • Spirulina
  • Comprar Colageno liquido
  • Comprar Alga Fucus
  • Comprar Arandano Azul

Más artículos

Alergias desde el punto de vista de…

Cualquier terapeuta hoy en día...

Plata coloidal contra infecciones

La plata coloidal responsablem...

Reflexología podal para aliviar los…

A través del libro 'Cólicos de...

Causas frecuentes de Infertilidad s…

Según la OCDE (Organización pa...

Equinácea para fortalecer tus defen…

La equinácea es una planta nat...

Si te gusta este portal, dale al "me gusta"... ¡gracias!