23 de marzo de 2017 Última actualización 5 de dic, 2016 - 19:41

Durante los últimos años muchos profesionales sanitarios han optado por la terapia ortomolecular en sus tratamientos, también conocida como nutrición celular. En realidad su práctica se lleva realizando desde hace décadas por nutricionistas, médicos y naturópatas, pero ahora se reconoce el término ortomolecular que aúna las bases de esta terapia.

El Premio Nobel de Química (1954) y Medicina (1969), Linus Pauling, fue el creador del concepto Ortomolecular, pero no fue el único, ya que Abram Hoffer (oncología ortomolecular y psiquiatría), Carl Pfeiffer (bioquímico y médico), Michael Leser, Roger Williams, Leonard Mervyn, Louis de Brouwer (biólogo) o Otto Warburg (Nobel de Medicina) también acreditaron la terapia ortomolecular.

¿Qué es la medicina ortomolecular?

Es la ciencia sanitaria que se encarga de restablecer la salud y el equilibrio metabólico y químico del organismo mediante los nutrientes.
Está basada en la premisa de que la mayoría de las enfermedades frecuentes de nuestra sociedad no se desarrollarían si el organismo contase con un aporte óptimo de nutrientes, es decir, nutrientes necesarios y en la cantidad necesaria para cada organismo y sus circunstancias.
La terapia ortomolecular actúa desde un punto de vista preventivo pero también curativo, ya que muchas enfermedades están basadas en desequilibrios metabólicos-químicos del organismo, y por lo tanto desaparecen al restablecer el equilibrio de nutrientes y su aporte a las células.

¿Cómo actúa?

En la práctica, la terapia ortomolecular actúa completando el cuadro nutricional necesario de cada persona, basándose en sus circunstancias personales, una correcta nutrición y en la suplementación guiada. Los 3 puntos son igual de importantes, ya que la toma de suplementos nutricionales variará en función de las circunstancias y nunca sustituirá a una correcta alimentación.

Macronutrientes y micronutrientes

Los nutrientes son los “ladrillos” que componen nuestro cuerpo y hacen posible su vida. Gracias a nuestro metabolismo convertimos los nutrientes en tejidos y también en energía necesaria para que tengan lugar todas las reacciones fisiológicas que hacen posible la vida.

  • En gran cantidad (macronutrientes): Proteínas, Grasas, Carbohidratos, Agua
  • En menor cantidad, pero esenciales para el bienestar (micronutrientes): ácidos grasos esenciales (omega), vitaminas, minerales, aminoácidos, fibra, probióticos, enzimas y otros nutrientes accesorios (plantas medicinales y compuestos con alto valor metabólico).

La medicina ortomolecular cuenta con suplementos sencillos basados en estas sustancias nutritivas, por lo tanto, no son medicamentos, sino alimentos fraccionados, comprimidos y concentrados, y por lo tanto su toxicidad es prácticamente nula en la mayoría de los casos y en otros casos muchísimo menor que la mayoría de medicamentos.

¿Para quién es recomendable?

La terapia ortomolecular es adecuada para cualquier persona, enferma o no, en cualquier etapa de su vida, pero especialmente para personas que viven en sociedades “desarrolladas”.
Existen algunos factores muy comunes en nuestra sociedad que causan carencias nutricionales y por lo tanto hacen necesaria una dieta cuidada y una suplementación en muchos casos:

  • La contaminación agroalimentaria con pesticidas, fertilizantes tóxicos.
  • El procesamiento alimentario con cientos de aditivos.
  • Una cultura gastronómica incorrecta, con exceso de carne y cocinados a altas temperaturas.
  • Abuso de medicamentos.
  • Toxicidad del organismo por el alcohol, el tabaco, la contaminación, las drogas, los aditivos...
  • Actividad física excesiva o insuficiente, que modifica nuestras necesidades nutricionales específicas
  • El estrés, que agota nuestras reservas de nutrientes. Este es uno de los factores más importantes.


¿Por qué megadosis de nutrientes?

La terapia ortomolecular es reconocida por recomendar “megadosis” de nutrientes, es decir, dosis más altas de nutrientes de lo consideradas como “normales” hasta ahora. Esto es porque las recomendaciones diarias establecidas como normales según las instituciones gubernamentales están obsoletas, es decir calculadas en base a condiciones de vida que no tienen nada que ver con las condiciones de estrés y nutrición de nuestros días. Por otro lado están otra basadas en las cantidades mínimas para sobrevivir, no para vivir con calidad de vida y libres de enfermedades.
Hay quién apunta a que estas cantidades obsoletas recomendadas por las instituciones y muy por debajo de lo que hoy recomienda la ciencia, responden a intereses económicos de la industria médico-farmacéutica, ya que los nutrientes son baratos y de fácil obtención y además, al ser alimentos, no medicamentos, no se puede patentar su uso. Es decir, aunque son tratamientos prácticos no son rentables para la industria farmacéutica.
Uno de los casos más notorios, es el de la Vitamina C, para la que el CSIC recomienda 45 mg/día y la medicina Ortomolecular en cambio recomienda aproximadamente 20.000 mg/día. Otro ejemplo no tan llamativo, el CSIC (España) recomienda 330 gramos de Magnesio al día para lo que la medicina ortomolecular recomienda entre 1.000 y 2.000 mg al día (según circunstancias).

Las CDR (Cantidades Diarias Recomendadas) o CDO (Cantidades Diarias Orientativas) son valores orientativos, no objetivos individuales, ya que las necesidades de nutrientes pueden variar mucho de unas personas a otras dependiendo de su edad, su sexo, su enfermedad, su trabajo, su alimentación, etc.

El terapeuta ortomolecular

Es necesario tener ciertos conocimientos biológicos y fisiopatológicos (enfermedades) para poder diseñar una terapia ortomolecular adecuada, es decir, el suplemento que a una persona le ha ido muy bien, no tiene por qué ir bien a otra persona, ya que las necesidades de cada uno dependerán básicamente de su alimentación, de su condición física y de sus circunstancias (salud, actividad, contaminación, edad, sexo, estrés emocional, equilibrio hormonal...). Por todo esto, si queremos seguir una terapia ortomolecular correcta no bastará con tomar unos u otros suplementos ya que es necesario contar con la experiencia y formación de un terapeuta ortomolecular, médico o naturópata que conozca a fondo el funcionamiento de los nutrientes y su relación con las principales enfermedades.
Además, para tratar cualquier enfermedad es necesaria una visión global de la persona, desde un punto de vista físico y emocional y no basarse en una sola terapia (ortomolecular o no), ya que en lo que se refiere a la salud, el éxito se consigue trabajando desde varios pilares a la vez.

. . . . . . . 

Realiza tu consulta a Elena Cibrián | Naturopatía y terapia ortomolecular:  www.tunaturopata.es - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Descubrimos las claves de la naturopatía y la medicina natural de la mano de Elena Cibrián, naturópata nutricionista y autora del libro 'Lo que de verdad importa'.

¿Qué es la naturopatía?

Es la ciencia de la salud que estudia al ser humano desde un punto de vista natural, holístico y global (plano físico, emocional y energético), con la finalidad de prevenir la enfermedad y curar los desequilibrios que la provocan. Es lo que mucha gente conoce popularmente y con mucho acierto como medicina natural.
'La naturopatía no es una terapia, sino que va mucho más allá convirtiéndose en una forma de vida'

¿Cómo elegir entre medicina moderna y naturopatía?

Es una pregunta que da mucho de si...
Ambos tipos de medicina pueden ser "modernos"; la naturopatía  está fundada en leyes naturales que no pasan de moda y los estudios más recientes y las terapias más innovadoras, teniendo en cuenta las circunstancias personales y circunstanciales de nuestra sociedad y la medicina alopática cuenta con el capital suficiente como para estar a la vanguardia de los avances y descubrimientos más importantes en el sector, el problema es viene en la forma de aplicar una u otra medicina. La medicina industrial instaurada burocráticamente (el “médico”), en muchos casos realiza una tarea más bien mecánica, basada en protocolos obsoletos muchas veces y en otras tantas veces siguiendo los pulsos que marca la industria farmacéutica, quedando bastante alejada de la naturaleza del ser humano y sus circunstancias actuales, y por otro lado la medicina holística a veces parece demasiado interesada en vender suplementos y quimeras. Por lo tanto no me gusta decir que una medicina es mejor ni peor porque simplemente se utilizan métodos y filosofías diferentes que son complementarias y que serán más o menos adecuadas según la profesionalidad del que ejerce, según las circunstancias de salud y la personalidad del paciente.

Mi ideal sería conseguir una medicina integrativa, colaborativa y aplicada con honestidad.

¿Qué estudia un naturópata?

La naturopatía es una carrera admitida pero no homologada en España, de una duración aproximada de 3 años como fue mi caso (dependiendo de la escuela).
Un naturópata estudia anatomía, bioquímica, metabolismo y nutrición, fisiopatología, fitoterapia y diferentes terapias y técnicas de curación; yo en concreto tengo estudios complementarios en oligoterapia, medicina ortomolecular, aromaterapia, flores de Bach, psicología del color, iridología y quiromasaje.

¿Cómo cura la naturopatía?

La naturopatía contempla la salud desde un punto de vista global: emociones, contaminación ambiental, actividad física, nutrición, toxicidad, etc., porque el ser humano es un conjunto formado por emociones, cuerpo físico, energía y circunstancias externas, y no sería correcto entenderlo desde puntos de vista aislados.
Recupera la salud mediante la autorregulación del organismo, el respeto por su equilibrio natural y la desintoxicación, prestando especial atención a la prevención (método holístico).
La naturopatía no solo trata los síntomas, sino que pretende llegar a la base del problema para eliminar la causa y la enfermedad de raíz.

¿Qué cura la naturopatía?

La naturopatía es capaz de tratar cualquier trastorno de salud, no obstante son sorprendentes los casos de éxito para recuperar el equilibrio y la función hepática o renal, tratar enfermedades autoinmunes, sobrepeso, alergias, enfermedades de carácter inflamatorio como los reumatismos, trastornos digestivos, alimenticios o endocrinos y trastornos infantiles comunes como las dermatitis, el exceso de mucosidad, problemas respiratorios, etc.
Debemos tener en cuenta que la mayoría de las enfermedades leves o graves de nuestra 'sociedad desarrollada', son causa directa de desequilibrios que se pueden evitar y corregir; por lo tanto la mayoría de los trastornos de salud actuales pueden ser tratados con éxito desde la naturopatía aplicada de forma correcta y constante.


Elena Cibrián,
naturópata y nutricionista
www.tunaturopata.es

Desde ElHerbolario.com organizamos talleres, charlas y jornadas de formación adaptándonos a tus necesidades. Organizamos jornadas para grupos de trabajo, clubes o centros socioculturales así como para familias, grupos de amigos o colectivos con intereses específicos. Puedes contactar con nosotros para cualquier duda y explicarnos tus necesidades.

Taller de aromaterapia

Los aceites esenciales puros, derivan de la destilación de la planta para obtener su esencia: su principio activo en alta concentración. Este principio activo no solo tiene propiedades aromáticas (el aroma es solo una de sus propiedades), sino propiedades terapéuticas, y de hecho esa es la razón principal por la que se usan estos aceites concentrados. Un buen terapeuta sabrá utilizar los aceites esenciales para el tratamiento de jaquecas, reumatismos, desequilibrios emocionales o nerviosos, dolores menstruales, trastornos digestivos, problemas respiratorios, afecciones de la piel, etc.

- Duración: 2 horas aprox.
- Imparte: Elena Cibrian, naturópata (www.tunaturopata.es)

>> Más Información en: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Taller de nutrición consciente

¿Quién no padece estreñimiento, sobrepeso, retención de líquidos, jaquecas, dermatitis, apatía, alergias, gases, reumas, desequilibrios endocrinos o cualquier otro trastorno de salud tan común en nuestros días?
El 80% de las dolencias y enfermedades de nuestra sociedad están desencadenadas o causadas directamente por una alimentación errónea y carente de nutrientes, por eso si aprendemos a comer recuperaremos la salud, así de contundente y sencillo.

En este taller aprenderemos las bases de una buena nutrición (alimentos buenos, alimentos malos, qué nos intoxica, cómo evitar la acidosis, alergias e intolerancias, algunos trucos y remedios...). La alimentación la base de nuestro organismo físico, por lo que no solo es importante para nosotros, sino mucho más para nuestros hijos.
 
- Duración: 2 horas aprox.
- Imparte: Elena Cibrian, naturópata (www.tunaturopata.es)

>> Más Información en: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Otros talleres disponibles:

  • El estrés desde el punto de vista de la naturopatía
  • Naturopatía y nutrición infantil
  • Mejorar la fertilidad femenina desde la naturopatía
  • Fitoterapia (plantas medicinales)
  • Salud intestinal: buenas digestiones, equilibrio y bienestar

>> Más Información en: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Hoy en día es común acudir a la farmacia a comprar productos nuevos para casi cualquier dolencia común. Si además de tratar los síntomas quieres reforzar y ayudar a tu organismo a combatir por sí mismo la enfermedad sin efectos secundarios, te recomendamos un botiquín de naturopatía apto para casi cualquier edad y multitud de afecciones comunes.

Todos estos productos son excelentes, con multitud de propiedades beneficiosas para la salud y muy durarderos. Con este botiquín podrás curar y aliviar los síntomas de: Gripe, resfriados, sinusitis, bronquitis, hongos y herpes, cólicos e indigestión, infección de orina y prostatitis, dolores y lesiones musculares, reuma artrosis, golpes, eccemas, psoriasis, varices, retención de líquidos, inflamaciones, heridas y cicatrices, fiebre, quemaduras, migrañas o jaquecas, etc...

 

  • Tintura de Equinácea BIO: La equinácea es una de plantas imprescindibles en naturopatía. Protege el organismo ya que mejora la respuesta del sistema inmunológico y además es un extraordinario bactericida. Se recomienda ingerir en casos de gripe, resfriado, laringitis, hongos (por ej. cándidas vaginales), enfermedades de transmisión sexual, herpes o cualquier otra enfermedad que curse con infección, fiebre o descenso de las defensas.[+ info]
  • Tintura de plantas medicinales expectorantes BIO: Existen tinturas, como PulmoPlan, que son una mezcla de plantas con acción beneficiosa para el sistema respiratorio. En concreto PulmoPlan es una tintura de Tomillo, Drosera y Malvavisco. Se recomienda ingerir en casos de gripe, resfriado, bronquitis, sinusitis, mucosidad excesiva o tos. [+ info]
  • Tintura de Sabal BIO: El sabal es una planta extraordinaria para el sistema urinario. Por su acción que bloquea la producción de dihidrotestosterona (DHT), la ingesta de sabal previene y alivia los síntomas de la prostatitis en los hombres, la infección de orina o cistitis y la alopecia tanto en hombres como en mujeres. También ayuda a recuperar el equilibrio hormonal reproductor femenino. [+ info]
  • Tintura de Harpagofito BIO: El harpagofito es una planta con un gran poder antiinflamatorio. Se recomienda ingerir en casos de lesiones y dolores musculares, recuperación postoperatoria, artrosis, reuma, artritis o cualquier dolencia que venga causada por la inflamación muscular o de las articulaciones. [+ info]
  • Arcilla verde: La arcilla verde es otro de los productos estrella, y en este caso además multiusos. Se puede utilizar sola o mezclada con aceites esenciales. Tiene efecto antibacteriano, nutritivo, tónico y calmante. Se recomienda utilizar arcilla verde para aplicar sobre la piel en caso de golpes, varices, lesiones musculares, retención de líquidos o inflaciones(con 5 gotas de romero o 2 gotas de menta), también en mascarilla para tratamientos de belleza facial, por ejemplo antiacné (con 5 gotas de árbol de té). [+ info]
  • Aceite esencial de Caléndula BIO: Es un excelente aceite para multitud de afecciones en la piel, apto para las pieles más sensibles (siempre que sea de cultivo ecológico). Se recomienda aplicar sobre la piel en casos de dermatitis, quemaduras, eccemas, psoriasis, reacciones alérgicas, picaduras, irritaciones y varices. [+ info]
  • Aceite esencial de Árbol de té BIO: Es un excelente aceite esencial con multitud de aplicaciones. Es bactericida, antiséptico y actúa contra virus y hongos... y por cierto, nada tiene que ver con la planta del té.. Se recomienda aplicar sobre la piel en casos de acné, forúnculos, hongos, herpes o infecciones. También se puede utilizar para combatir los piojos y para curar las llagas de la boca (una gota). [+ info]
  • Aceite esencial de Romero BIO: El romero es otra de las plantas estrellas que no pueden faltar en casa. Se recomienda aplicar sobre la piel en casos exceso de grasa, piernas cansadas, golpes, lesiones musculares, artritis o artrosis y alopecia. También se puede ingerir en casos de indigestión, anemia o mal aliento (3 o 4 gotas en agua, infusión o zumo natural). [+ info]
  • Aceite esencial de Menta BIO: La menta es una planta muy común y excelente para bajar la temperatura corporal, mejorar la circulación sanguínea y la digestión. Se recomienda aplicar sobre la piel en casos piernas cansadas, retención de líquidos, varices o golpes. También se puede aplicar unas gotas en la nuca, las muñecas y las sienes para aliviar la migraña o el dolor de cabeza común. En caso de fiebre, aplicar unas friegas con menta reducirá la temperatura corporal. Se puede ingerir en casos de indigestión, cólico, digestiones pesadas (2 gotas en agua, infusión o zumo natural). [+ info]
  • Plata coloidal: Es un potente anti-infeccioso y germicida, actúa contra virus, bacterias, parásitos y hongos. Limpia, purifica y regenera la piel. A pesar de que tradicionalmente se ha usado durante varias décadas incluso como potabilizador de agua, actualmente en España (en otros países de Europa si que se permite y recomienda su ingesta), solo se permite su venta para uso externo, pero aún así es un estupendo aliado contra los herpes, las heridas, la candidiasis, el pie de atleta, etc. [+ info]
  • Extracto de semillas de pomelo: Muy eficaz bactericida, antivírico y antifúngico. Ideal para el tratamiento de gripe, bronquitis, otitis, gastroenteritis, parásitos, candidiasis e infección de orina. Además es un gran antiinflamatio y antioxidante muy rico en vitamina C, por lo que mejora el sistema inmune. [+ info]

En nuestra ecotienda puedes encontrar estos y otros productos de naturopatía de muy alta calidad y con certificación ecológica.

 

Existió un tiempo en el que la observación y respeto de nuestro entorno nos proporcionaba casi todo lo que necesitábamos para vivir: salud, armonía, serenidad y equilibrio natural…. Hoy en día la investigación y la ciencia además nos permite conocer y disfrutar de todo el potencial de naturaleza, con mucha más certeza y conociendo además las precauciones y salvedades.


Apuesta por la salud: Prevención y medicina natural

Desde nuestro conocimiento y experiencia en naturopatía, nutrición y medicina holística os queremos proponer un cambio sanitario a nivel personal: el cambio consiste en preocuparnos por la salud, en vez de por la enfermedad.
Si observamos nuestra conducta social, podemos darnos cuenta fácilmente de que estamos más preocupados por las diferentes enfermedades que nos acechan que por mantener la salud, y este “descuido” de la salud confiando casi a ciegas en un sistema sanitario y farmacéutico que muchas veces resulta ineficaz e inapropiado, es precisamente lo que nos enferma.

Para proteger nuestra salud, debemos escuchar las señales de nuestro cuerpo con el fin de ayudarlo a mantenerse fuerte, previniendo así las posibles enfermedades. Esto que parece tan obvio y lógico, rara vez lo practicamos, y es que nos olvidamos de que la mejor medicina, la más infalible y más barata es la prevención.

En muchas ocasiones anhelamos sustancias casi milagrosas que nos ayuden a combatir la intoxicación, el sobrepeso, el exceso de colesterol, pulmones contaminados por el tabaco, hígados sobrecargados por el alcohol o dietas grasas, hipertensión, estrés, etc., de hecho, los productos más vendidos en las farmacias son los antiácidos estomacales, las supuestas sustancias adelgazantes y los medicamentos para combatir la ansiedad o el estrés. ¿No sería más sencillo evitar todas estas dolencias apostando por una forma de vida más sana y una dieta más saludable?. Si, sin duda es más sencillo, más barato y más eficaz que cualquier medicamento por muy caro que resulte.

Algunos buenos hábitos que te evitarán visitas al médico y te harán ahorrar fármacos:

  • Evita la sal refinada común (sal de mesa), prueba a sustituirla por sal del Himalaya o especias. Así evitarás problemas circulatorios y cardíacos, hipertensión, jaquecas, retención de líquidos...
  • Evita el azúcar blanco refinado, prueba a sustituirlo por estevia, miel, panela o azúcar moreno integral. Así evitarás diabetes, sobrepeso, disfunciones hepáticas o pancreáticas, problemas dentales, acidez de la sangre, infecciones genito-urinarias (candidiasis)...
  • No fumes: Si fumas, no conseguirás sustancias milagro que te depuren los pulmones, mejor es que inviertas tu dinero y esfuerzo en dejar de fumar, para lo que te recomendamos la ayuda de la hipnosis, la psicoterapia, el reiki o la acupuntura.
  • No bebas alcohol: Si bebes alcohol en exceso o llevas una dieta grasa o principalmente carnívora, tu hígado se sobrecargará y perderá sus funciones rápidamente. Lamentablemente es muy complicado recuperar un hígado enfermo, y es un órgano vital irreemplazable. Cuida tu dieta, evita el alcohol y reduce el consumo de carne, así tendrás menos toxinas que depurar, tu hígado tendrá menos trabajo y mayor salud para mantener tu organismo fuerte y limpio.
  • Procúrate serenidad. La serenidad es tan importante en nuestra vida que muchas veces supone la diferencia entre “sentirse bien” o “sentirse mal”. La mayoría de las veces nos sentimos mal porque nos sentimos asustados, agobiados o sobrepasados por las circunstancias. Con serenidad todas esas malas sensaciones pueden controlarse e incluso eliminarse por completo.
  • Apuesta por una dieta baja en carne y rica en frescos y crudos: frutas, cereales integrales y verduras. Si tienes sobrepeso, diabetes, hipertensión... o simplemente quieres aprender a comer mejor, te recomendamos que inviertas en un nutricionista, antes que en medicamentos o dietas milagro. Nosotros te recomendamos seguir una dieta disociada que procura salud, evita enfermedades y alcanza el peso ideal para tu organismo.
  • Escucha a tu cuerpo. Nuestro cuerpo nos suele mandar señales alertándonos acerca de lo que nos sienta mal o agrede a nuestro organismo o nuestra salud emocional; muchas veces solo tenemos que escuchar y atender a sus mensajes para evitar enfermedades, dolencias o sufrimiento.
  • Cuida tu energía. La energía vital, chi, qi o como lo identifiquemos mejor, es fundamental para nuestra salud. Nuestro metabolismo es intercambio de energía al fin y al cabo, y un desequilibrio energético puede producir trastornos emocionales así como el mal funcionamiento de cualquiera de nuestros órganos o funciones.
  • Apuesta por la medicina natural. La medicina natural de verdad, (no la medicina natural que nos venden las grandes indrustrias), es muy barata, eficaz, saludable e incluso creativa. Por ejemplo el aceite esencial puro de menta de cultivo ecológico cuesta aproximadamente 6€ y se puede utilizar para tratar jaquecas, piernas cansadas, congestión nasal, varices, hemorroides, golpes, mareos, e incluso para aromatizar postres o bebidas. Si tienes un aceite esencial puro en casa (savia bactericida, eucalipto mucolítico, lavanda calmante...), te durará mucho tiempo y podrás utilizarlo en para diferentes dolencias y usos. Lo mismo ocurre con muchas otras sustancias naturales, puras y sin refinar, que te harán la vida más sencilla, saludable y sin efectos secundarios:
    • arcillas para golpes, dolores musculares o mascarillas de belleza
    • propóleo, equinácea, semillas de pomelo o uña de gato para mejorar nuestro sistema inmunológico
    • ajo para combatir infecciones
    • zumo de limón para combatir alergias e infecciones
    • vitamina C: jujube, acerola o jugo de naranja para prevenir resfriados
    • antioxidantes para prevenir enfermedades o envejecimiento celular: pimientos, calabaza, arándanos, brócoli, aguacate, uva, algas, acai y granada.

>> Si quieres conocer el punto de vista de la naturopatía con respecto al fortalecimiento de tu salud y la recuperación de tu equilibrio biológico natural puedes consultar tunaturopata.es

Más artículos

Extracto de semillas de pomelo

El extracto de semilla de pome...

Romero, la planta medicinal omnipre…

Son tantas las propiedades del...

Enfermedades realcionadas con la Hi…

La hipertensión es responsable...

Mejor sin castigo

El ser humano no es perfecto, ...

Aliviar y prevenir la esclerosis mú…

La esclerosis múltiple es una ...

Si te gusta este portal, dale al "me gusta"... ¡gracias!